Hola a todos

Bienvenidos al Blog del Foro de Laicos Asidonia, queremos ser una alternativa de cara a la participación de los laicos en todo lo que concierne a nuestra vida y la de los que nos rodean. Entra y comentanos tus cosas, iniciativas etc, nosotros te vamos a proponer ideas para tu participación… ¡Ánimo, te esperamos! ¡REGÍSTRATE Y ADELANTE! 


66 Responses to “Hola a todos”

  1. NEO Says:

    Me parece una iniciativa fantástica y muy necesaria, espero nos anime a todos a la participación. Hay nuchos asuntos que necesita la impliacación de los ciudadanos de a pié, sólo así se resolverán. Un abrazo a todos y buena travesía por el ciberespacio.

  2. Admin Says:

    Gracias Neo, nosotros también lo esperamos.

  3. Admin Says:

    ¿Que os parece esta noticia que ha aparecido en la prensa, concretamente la Agencia EFE? - La Asociación Profesional de la magistratura defiende la Objección de conciencia, frente a la educación para la Ciudadanía” podeis leerla aquí- http://www.forolaicosasidonia.org/index_archivos/Page701.htm

  4. rom122 Says:

    Como ya sabéis, el próximo 8 de septiembre en el Colegio Salesianos Lora Tamayo (Jerez) habrá una conferencia-coloquio sobre la asignatura Educación para la Ciudadanía.
    Creo que podemos utilizar este Blog para ir preparando este momento donde tendremos ocasión de plantear nuestras dudas y sugerencias.
    Os animo a difundirlo lo más posible para asegurar una asistencia masiva. Hay mucho interés por este tema entre los padres y también falta de información.
    Un saludo a todos.

  5. rom122 Says:

    Ayer nos reunimos con un grupo en San Fernando que también organizará un acto similar al nuestro para coordinarnos ya que contaremos con el mismo ponente.
    Si conocéis gente de la zona de Cádiz, San Fernando y Chiclana sería interesante que lo supieran.
    Un saludo a todos.

  6. Nebi Says:

    Hola a todos. Es importante acudir a la conferencia-coloquio del próximo día 8 de septiembre. Allí podremos informarnos y aclarar dudas sobre la cuestión de la asignatura Educación para la Ciudadanía, y, aprtir de ahí, poder aportar en nuestro entorno una visión ponderada y bien fundamentada sobre el tema. A mi juicio, después de haberme informado un poco, hay dos temas de debate:

    1.¿Es conveniente, lícita y necesaria una asignatura sobre educación cívica?

    2.En el caso de una respuesta positiva, ¿qué contenidos deben incluirse en ella?

    Bueno, ya que el gobierno no ha permitido un debate serio sobre estas cuestiones y ha decidido implantarla sin posibilidad de vuelta atrás, sería interesante que lo hiciéramos nosotros.

  7. rom122 Says:

    Creo que la cuestión fundamental que el debate sobre la asignatura está planteando a la sociedad es la LIBERTAD. Si los ciudadanos permitimos al ESTADO que suplante a la FAMILIA como primeros educadores de nuestros hijos, sólo podemos esperar en el futuro una sociedad sometida a toto tipo de totalitarismos.
    Al mismo tiempo, no podemos limitarnos a una protesta sin más. Debemos ser conscientes que esta situación se ha creado en gran parte por la propia debilidad de la familia. Hay que trabajar también en propuestas que la fortalezcan en su papel educador.

  8. Al Says:

    Por supuesto que es conveniente y necesaria una asignatura como Educación para la ciudadanía. Hoy día nos quejamos mucho de la falta de educación, de respeto, de tolerancia, que existe en nuestra sociedad, tanto por parte de los adultos como de los mayores. La educación en las familias se ha visto que de unos años para acá deja mucho que desear, pues necesitan educación tanto los padres como los niños. EpC, desde el colegio, es la manera más eficaz para inculcar los valores de nuestra Constitución y de los Derechos Humanos.
    Y es lícita, primero porque es una orden que viene de la Unión Europea, y segundo, porque está aprobada por nuestro Congreso de los Diputados.
    Los contenidos están claros: enseñar los artículos de nuestra Constitución y nuestros Estatutos de autonomía relacionado con la educación, el respeto, la tolerancia, los derechos civiles, etc… así como el respeto a todos los derechos humanos.
    El estado en absoluto pretende suplantar a la familia. Eso no es verdad, y es algo que viene de los sectores más reaccionarios de nuestra sociedad, con el que muchos católicos no estamos de acuerdo.
    El presidente de nuestra Conferencia Episcopal, Monseñor Blázquez, se ha desmarcado de los que, como Monseñor Cañizares o Rouco, llaman a la desobediencia civil.
    Lo que pretenden algunos con la objeción de conciencia en esta ocasión es un auténtico disparate, ya que encima perjudican a los que dicen defender, sus hijos, arriesgándose a que suspendan el curso. Porque la objeción de conciencia, y lo tienen que decir bien claro e informar, para que nadie se lleve a engaño, no exime de cumplir la ley. Somos ciudadanos y católicos, ambas cosas, no debemos olvidarlo.
    Todo esto y a mi opinión, sólo es un eslabón de una pequeña parte de la Iglesia interesada en desgastar al gobierno de Zapatero, para facilitar la llegada del Partido Popular, para satisfacer sus intereses, quién sabe, si otro disparate como hacer la religión católica obligatoria en las escuelas.
    Así, que seamos sensatos, escuchemos a Monseñor Blázquez, a la FERE y a cuántos católicos actúan en consecuencia con nuestra Fe, y no a los que están intentando dividir nuestra sociedad, y lo que es peor, nuestra Iglesia, por motivos políticos.

  9. NEO Says:

    ¿Enseñar los artículos de nuestra Constitución y nuestros Estatutos de autonomía relacionado con la educación, el respeto, la tolerancia, los derechos civiles, etc… así como el respeto a todos los derechos humanos? Yo a eso me apunto, pero a la vez me pregunto. Si eso ya se lleva dando hace mucho tiempo en secundaria y primaria en la asignatura de Ética ¿No ha parido un ratón el ministerio? Me gustaría que en este tipo de confrontación los ciudadanos de a pie como nosotros dejemos a un lado la política que es la desencadenante de etos problemas que nos acucian.
    La EpC es un problema de derechos constitucionales “Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones” (Constitución Española, art. 27.3). Y esta asignatura conculca este derecho. Aunque pueda ser pesado a continuación os indico unas referecias del decreto donde hace alusión a la conciencia moral de nuestros hijos.

    * Para lograr estos objetivos se profundiza en los principios de ética personal y social y se incluyen, entre otros contenidos, los relativos a las relaciones humanas y a la educación afectivo-emocional, los derechos, deberes y libertades que garantizan los regímenes democráticos, las teorías éticas y los derechos humanos como referente universal para la conducta humana (….)” (MEC em 5).

    * “Para lograrlo, es imprescindible hacer de los centros y de las aulas (…) espacios (…) que ayuden a los alumnos y alumnas a construirse una conciencia moral y cívica acorde con las sociedades democráticas, plurales, complejas y cambiantes en las que vivimos” (MEC em 7).

    * “(..) centrándose la Educación ético-cívica en la reflexión ética que comienza en las relaciones afectivas con el entorno más próximo para contribuir, a través de los dilemas morales, a la construcción de una conciencia moral cívica” (MEC em 9).

    * “El estudio de los Derechos Humanos desde la perspectiva ética y moral lleva al alumnado a la comprensión de los fundamentos morales de la convivencia, identificando los distintos elementos comunes que desde las diversas teorías éticas se aportan para la construcción de una ética común, base de la convivencia en las modernas sociedades complejas” (MEC em 19).

    * “Desde este nuevo punto de vista ético es posible abordar el análisis de determinados problemas característicos de la sociedad actual (…)” (MEC em 20).

    Os parecería normal que si el PP ganara las próximas elecciones dijera a nuestros hijos que la Guerra de Irak era buena y que la política linguistica del gobierno y los nacionalismos son malos. ¿Verdad que no? Yo por lo menos no lo quiero. De veras que es una cuestión de derechos fundamentales que el estado no puede traspasar gobierne quien gobierne.

    El diario El País que no es sospechoso de estar a favor de la Objeción de conciencia en el siguiente artículo nos demuestra que la asignatura “adoctrina ideológicamente” Pinchad el enlace y veréis.

    Diario El Pais fecha 02 de Septiembre
    Educación para la Ciudadanía a la carta
    Los libros de texto de la nueva asignatura permiten la enseñanza de las ideologías más dispares
    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Educacion/Ciudadania/carta/elpepusoc/20070902elpepisoc_1/Tes

    Creo que sobran explicaciones con este artículo.

    Un abrazo a todos.

  10. NEO Says:

    Cuando algunos nos quejábamos de la Logse, nos tachaban de retógrados, carcas y cosas peores, nos decían ir en contra del Gobierno de aquel momento, pero “de aquellos polvos, nos vienen estos lodos”. El resultado de esta enseñanza que no premia el esfuerzo, la honradez, el trabajo etc…, salvo en honrosas excepciones, ha conseguido que los padres actuales, no eduquen, ni sepan, ni quieran educar a sus hijos.

    Este es el resultado del sistema educativo que llevamos padeciendo desde la Logse hasta ahora. En el enlace que os adjunto “nada sospechoso” podemos ver los datos”. De esto es de lo que se deberían estar preocupando nuestros gobernantes no de la EpC.

    http://www.magisnet.com/articulos.asp?idarticulo=2804

    Sin comentarios.

    Un abrazo a todos.

  11. rom122 Says:

    La conferencia que tendremos mañana en los Salesianos (Jerez) será una buena ocasión para despejar las dudas que tengamos sobre los contenidos de la asignatura. Os animo a participar.
    Felicidades al diseñador de la página web del FORO. Creo que ha mejorado bastante.
    Un saludo.

  12. efepe Says:

    CIUDADANÍA: MÁS QUE UNA ASIGNATURA

    Asistimos en este tiempo a una intensa controversia en torno a la inclusión en el currículum educativo de la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos; debate que ha llegado al parlamento del Estado en las sesiones denominadas “sobre el estado de la nación”. Las posiciones no son sólo distintas, sino enfrentadas. ¿Están en juego el bien y el mal?, ¿esta asignatura torpedea los pilares de una recta moral?, ¿puede el Estado o el partido en el gobierno arrogarse el derecho a educar cívica y éticamente a los ciudadanos?, ¿sus contenidos hacen tambalear las bases de nuestras familias? He ahí grandes cuestiones que salen a la palestra pública de una sociedad cuyas transformaciones están siendo de tal calado para el futuro que, honestamente, creo que es mejor mantener una actitud abierta que subirnos al burro de la cerrazón y el inmovilismo visceral.

    Me he tomado la molestia de leer los contenidos que se plantean en Educación para la Ciudadanía y, francamente, no encuentro motivos que susciten desazón o preocupación en los ciudadanos ni en las familias que componen nuestro tejido social. Es más, creo que sus principios son de gran ayuda para la convivencia y la cohesión social: el reconocimiento de la unidad en la común humanidad; el fomento de la tolerancia y el respeto al pluralismo, a la diversidad e interculturalidad; la igualdad radical de toda persona. Dejando a un lado posturas extremas procedentes de las actitudes opuestas del absolutismo y del relativismo –ambas coincidentes en su dogmatismo-, estos principios caminan más por la vía de la corresponsabilidad en el presente y el futuro de la humanidad.

    Mujeres y hombres somos iguales en dignidad, derechos y deberes. Mujeres y hombres somos distintos en lo referente al género, lo que a todos nos enriquece. A los asentados aquí hace tiempo y a los venidos de otras geografías nos unen los mismos rasgos que constituyen el ser personas, y nos enriquece la hermosa variedad de colores, sensibilidades, rasgos culturales, creencias e ideas. A las varias formas y orientaciones afectivo-sexuales que configuran a los seres humanos les une el derecho a la libre expresión de las mismas, a su reconocimiento social y jurídico. En el esfuerzo contra las múltiples discriminaciones que ejercemos contra las personas, estas categorías de ética cívica son firmes cimientos que merecen ser vividos, testimoniados y educados en todas las edades, también en las de nuestras jóvenes generaciones.

    La fe que Dios me ha regalado y que en mi caso hunde sus raíces en el Evangelio de Jesús de Nazaret me ofrece la confianza y la fortaleza para intentar vivir conforme a esos principios. Yo no encuentro contradicción, sino coincidencia. ¿Es que no han sido inspirados en buena parte por la tradición cristiana que recorre nuestra Historia? Con un plus en cuanto a la defensa de los más débiles, a una querencia especial por los excluidos y marginados. Son los pobres y los discriminados el vértice del prisma desde el que el cristiano proyecta los rayos de luz de la solidaridad y la esperanza. Y contra la pobreza y el rechazo ningún antídoto mejor que la igualdad, edificada desde el conmoverse con las personas de carne y hueso en sus situaciones de dificultad.

    No percibo ideología partidista por ningún lugar, ni de un signo ni de otro. Si observo, en cambio, la intención de recoger lo común de la ética ciudadana de nuestra actual sociedad, con un gran respeto hacia las diversas religiones y posiciones socio-políticas. Por eso mi razón y mi fe no pueden aprobar el rechazo y la condena hacia esta asignatura por parte de muchos obispos de mi propia y querida Iglesia. Cuando incluso los representantes de los centros de enseñanza católicos no se oponen a su impartición en las aulas, ¿qué miedos hay detrás de quienes pretenden hablar en nombre de todos los católicos, promoviendo la objeción de conciencia hacia esta materia?, ¿tienen de verdad miedo a que implique el adoctrinamiento de una supuesta ideología?

    En eso sus predecesores no deberían haber colaborado mayoritariamente con la ominosa e ilegítima cuarentena antidemocrática franquista; entonces si que sufrimos un claro adoctrinamiento del régimen y una pretensión de imposición general de la moral católica oficial. ¿No será miedo a no ser ellos los que detenten el control de las costumbres y conductas de esta sociedad?, ¿no será miedo a una sociedad más madura, con unos principios cívicos y éticos sólidos para la convivencia, como los que veo reflejados en el desarrollo curricular de esta materia educativa?, ¿no ven que una buena parte de los católicos no pensamos como ellos?. Bien pudiera parecer que, también en esto, quisieran echar leña al fuego de la división social y no se dieran cuenta de estar faltando a la comunión del Pueblo de Dios. Es posible que el actual gobierno no haya hablado con todos los sectores que componemos esta variopinta polis; lo que parece más claro aún es que muchos de nuestros obispos ni siquiera han abierto las puertas al diálogo sobre este tema en el interior mismo de nuestras comunidades cristianas. Exigir más democracia a otros pide práctica de la democracia en la propia casa.

    La ciudadanía es mucho más que una asignatura. La sociedad que yo conozco, en la que vivo, es multicolor. En mi barrio convivimos gentes de rasgos culturales distintos: unos somos payos, otros gitanos, los hay latinos de acá y de allende el océano, africanos del Magreb y de más al sur. Ropajes, creencias, religiones, convicciones…todo en plural. Mi hogar lo formamos tres vascos y dos magrebíes; los unos de fe cristiana, los otros musulmana; unos educados y hechos a unos moldes culturales y otros a otros. Nuestras paredes reverberan sonidos en euskera, castellano, árabe y lengua bereber. Coincidimos en lo que nos dignifica a todos: ser personas, nuestra común humanidad. Algo clave vamos descubriendo en la convivencia cotidiana: aprender a querernos. Todo un proceso que comienza con el primer conocimiento, sigue por la cercanía y el respeto, se acrisola con los roces, los rifirrafes en las ideas, la manifestación de sentimientos, la solidaridad en lo bueno y en lo malo de la vida de cada uno, la comprensión de las debilidades, de las pequeñas y grandes manías propias y ajenas.

    Y lo que ocurre en mi casa no es más que un botón de muestra del conjunto de la sociedad civil. Esta, a través de las legítimas instituciones políticas, puede y debe dotarse de los medios que fomenten una educación cívico-ética de principios básicos emanados de las declaraciones de los Derechos Humanos y Civiles, en los que tenga también cabida el pluralismo de opciones concretas. Uno de esos posibles medios es una materia educativa. Su adaptación a cada edad, lugar y centro, su desarrollo, mejora y actualización en el marco escolar será consecuencia del esfuerzo en la nada fácil pero apasionante tarea educativa de padres, profesores y alumnos.

    Eusebio Losada Pascual

    Educador y sacerdote

    D.N.I. 14.934.552-P

  13. efepe Says:

    EpC democrática. ¡No perdamos el tren!
    EL CORREO, 21.08.07
    Párroco y experto en pastoral educativa en Bilbao
    FERNANDO ALLENDE BRAVO
    Tengo la sensación de que en el reciente ‘debate’ en torno a la Educación para la Ciudadanía democrática muchos hemos/han perdido el norte, o dicho de otra manera el árbol no les ha dejado ver el bosque. ¿O ven el bosque y no les gusta? -esto sería más preocupante-. El ‘debate’ está teniendo dos graves deficiencias: 1) Es un debate que, a pesar del contenido que se discute, no ha llegado a los ciudadanos; ha sido una especie de tormenta en un pequeño recipiente que la mayoría de los padres con hijos en edad escolar han contemplado, si es que se han enterado, con bastante indiferencia. 2) Es un debate en el que, sobre todo una de las partes, se ha enroscado sobre sí misma, el diálogo brilla por su ausencia, a veces se tiene la sensación de que se busca la confrontación pura y dura a partir de la descalificación del otro. También habrá que decir que es un debate que en el País Vasco parece contemplado desde la lejanía. Sólo algún que otro artículo de opinión ha afrontado el problema.

    Antes de nada habrá que recordar, a tanto desmemoriado, que esta ‘asignatura’ tiene sus precedentes en el sistema educativo, y no me refiero, desde luego, a aquella Educación para el Espíritu Nacional, impartida por gente del Movimiento como adoctrinamiento puro y duro -resulta vergonzante y de muy mala baba que algunos quieran identificarla con ella y a quienes van a impartirla con funcionarios del Movimiento-. En el momento de la Transición política, al desaparecer la FEN se estableció una materia -Educación para la Convivencia- que buscaba tanto erradicar los viejos vicios de la dictadura, como, en positivo, preparar a ciudadanos demócratas para vivir la nueva situación. También hay que recordar, y denunciar, que aquella materia que había de ofertarse en 6º,7º y 8º de EGB, con dos horas semanales de docencia, en la mayoría de los centros no se impartió. Algo tendrá que ver la situación actual de ‘despolitización’ con aquella laguna. También es verdad que entonces algunos pedagogos consideraron que no era apropiada una asignatura con aquella finalidad, que bastaba con una educación transversal en valores. Muchos de ellos hoy reconocen que fue un error y apoyan con entusiasmo la nueva asignatura.

    Decía que en el debate se ha dado un cierto enroque de posturas. Me quiero referir a ciertas posturas que se han manifestado en un sector del episcopado español -la verdad es que numéricamente minoritario aunque con mucho efecto mediático, y sin que podamos olvidar las declaraciones conjuntas de la CEE, en general bastante más matizadas- y en determinadas organizaciones con las que caminaban de la mano sin saber muy bien quién llevaba a quién; me refiero a la Concapa, que ha llevado la voz cantante en este debate con la colaboración de los profesionales de la ética.

    Al margen de debates más o menos ‘finos’ en torno a la legalidad y constitucionalidad de la norma que regula esta enseñanza, estos grupos han funcionado con la consigna del convencer a base de repetir. La verdad es que son tres las ideas básicas machaconamente repetidas: 1) Con esta materia se quiere adoctrinar de manera laicista. 2) Se hurta un derecho de los padres, se invaden sus competencias al establecer una educación moral o ética. 3) Se propicia una antropología sin referencia a Dios y se propaga una ideología de género que conduce al relativismo y se ataca a la familia, al matrimonio.

    ¿Por qué hablaba antes del árbol y el bosque -la revista RS21 ha hablado de la fábula de galgos y podencos-? Es que la cuestión básica es: Necesita o no nuestra sociedad una educación seria en ciudadanía democrática. ¿Está nuestra democracia tan consolidada gracias a que la democracia como forma de vida ha calado en nuestras vidas? ¿Hemos desarrollado las virtudes ciudadanas necesarias para que esta sociedad tenga futuro? ¿No es preocupante el desinterés por lo público que existe entre nosotros, y bastante más en la juventud? ¿No es la política lo menos valorado entre los ciudadanos de este país? ¿No estamos construyendo una cultura de los derechos sin el correlato correspondiente de los deberes? Una educación integral, ¿no implica también el desarrollo de esta dimensión pública (polis), ciudadana (cives) del niño? ¿No es éste su derecho básico a ser educado para una vida en sociedad?

    Lo que a algunos nos preocupa es que con este follón lo que se está logrando es descafeinar, desactivar las potencialidades de este área de educación: al reducirla a una hora semanal se la está convirtiendo en algo marginal en el sistema educativo, en una ‘nueva maría’; aparte de que se corre el riesgo de que, dada su mala imagen, los centros no se la tomen en serio y no se preparen educadores para desarrollarla con dignidad.

    No podemos perder de vista que una de las funciones sociales de la escuela es la de ‘preparar ciudadanos’. Y esto se puede hacer o bien de manera explícita y manifiesta o bien se hará de manera oculta, una función latente. En esto no hay ‘neutralidad’ que valga, pues o bien se configuran ciudadanos adecuados a la reproducción del sistema, o se trabaja en la educación de ciudadanos críticos capaces de modificar las relaciones dominantes existentes. Una educación para una ciudadanía democrática, que desarrolle las virtudes de la participación, la tolerancia activa, la preocupación o cuidado de lo de todos -la ‘CUIDADANÍA”‘ de que hablaba algún autor- es algo capital para nuestra sociedad. Esta tarea no se puede dejar exclusivamente en manos de la familia -¿De qué familia? ¿De la familia cerrada sobre sí misma y montada sobre el individualismo posesivo o la cultura de la satisfacción?-. Es una tarea ‘de toda la tribu’: la familia, la escuela, los medios de comunicación, si queremos que el niño disfrute de su derecho a ser educado.

    Y hemos insistido en ‘ciudadanía democrática’, pues éste es el horizonte. Aquí el adoctrinamiento es más complicado, y más si los padres se implican en los centros escolares. Y queremos animarles a que lo hagan, que no dejen esta cuestión de lado, como si no fuese con ellos o sus hijos.

    Decía que mi preocupación es que se siga descafeinando esta tarea y que haya muchos que piensen que serían mejor unas horas de inglés o de informática. Aquí sí que radica el problema: en no ver la importancia de una educación integral y no una educación funcional para el trabajo, para el tener y subir. Y no darse cuenta de que así sí que se está adoctrinando y manipulando a los educandos y robándoles el desarrollo de una dimensión fundamental de su vida: el aprender a convivir, el arte de vivir con los otros. Esa dimensión de la educación que tanto ha reivindicado la UNESCO en la ‘Educación es un tesoro’. Éste sí que es el reto del Siglo XXI en todas partes y desde luego en el País Vasco.

    Bienvenida sea la Educación para una Ciudadanía democrática. Ojalá no perdamos la oportunidad. Es el tiempo oportuno. Y en este trabajo la tradición cristiana, más que jugar a la contra, sí que puede y debe jugar a favor. A la hora de educar a ciudadanos su aportación puede ser capital: la ética samaritana, la opción por los últimos, por ‘la nivelación’ que diría Pablo de Tarso, y luego la tradición mejor de la Iglesia. No se trata, creo, de buscar confrontación, sino de sumar en la búsqueda de una ciudad más humana. ¿No apuntó en esta dirección el presidente de la Conferencia Episcopal cuando el día 15 en la Basílica de Begoña, en Bilbao, decía que «unos y otros debemos, desde nuestra propia fuente, enriquecer el caudal de la ciudadanía»? ¿No es también ésta la postura de fondo de la FERE? Creo que esta es la postura de una tradición cristiana que se manifiesta públicamente en diversos pensadores que deberían ser más escuchados. Me refiero a Adela Cortina, José Antonio Marina, Carmen Pellicer, Rafael Díaz Salazar, Reyes Mate, Ximo García Roca, José Ignacio Calleja, entre otros. Escucharles nos oxigenaría y nos sacaría de un cierto autismo social.

  14. efepe Says:

    Es conveniente y necesaria una asignatura como Educación para la ciudadanía.

    Estoy totalmente de acuerdo con Al

  15. lola Says:

    Hoy he tenido la oportunidad de asistir a la conferencia que sobre la nueva asignatura nos ha sido impartida en el colegio Manuel Lora Tamayo.
    He de decir que nos han informado de manera sencilla pero muy eficaz sobre este tema que nos tiene un poco de cabeza a todos.

    Os felicito.

    Ah! para mí ha sido una grata sorpresa volver a ver a Ignacio, él quizás no me recuerde a mí, pero yo sí, ya que hace 21 años compartí con él y con su novia (supongo que ahora mujer, Yolanda) el Encuentro en la Esperanza nº 21 en la casa de ejercicios del Calvario, lo que hoy es el actual seminario.

  16. lola Says:

    La verdad es que la conferencia que hemos tenido en el colegio Salesiano de Manuel Lora Tamayo, ha estado genial.
    Nos lo han explicado todo de manera sencilla, yo me he aclarado en algunas dudas que tenía con respecto a la nueva asignatura.

    Os felicito.

    Ah! también me agradó ver despues de muchos años a Ignacio.
    Quizás él no me recuerde a mí, pero yo sí a él y a su novia de entonces, Yolanda (espero que ahora su mujer) porque hicimos el Encuentro en la Esperanza nº 21 en el año 1986 en la casa de ejercicios del Calvario, lo que ahora es el actual seminario.

  17. lola Says:

    La conferencia me ha encantado, he aclarado dudas y ha sido expuesta de manera sencilla.

    Os felicito.

  18. rom122 Says:

    La conferencia del sábado fue muy interesante y aclaró muchas cuestiones. Prueba de ello fue el coloquio posterior que fue muy participativo y a una gran altura. Creo que debemos seguir en esta línea.
    Estoy leyendo con interés los argumentos a favor de la asignatura que aparecen en el blog del FORO, y me parece que hay argumentos en los que coinciden ambas posiciones, sobre todo en la necesidad de mejorar la educación en todos los aspectos, especialmente en la educación en valores, involucrando en esta tarea a toda la sociedad.
    Sin embargo, creo que no afrontamos la cuestión de fondo. En esta tarea, ¿cuál es el papel de la FAMILIA? ¿cuál es el papel del ESTADO?. Me parece que es muy importante reafirmar el derecho fundamental de los padres a elegir el tipo de educación que desean para sus hijos. Sin el ejercicio de este derecho la libertad de conciencia estaría amenazada. Sería el Estado el que decidiera lo que está bien y lo que está mal, lo que se debe pensar, creer,…
    No digo con esto que quienes estén a favor de la asignatura tengan estas intenciones. Por el contrario, pienso que les impulsa el deseo de mejorar la sociedad, pero quizás no son conscientes de las consecuencias de dar preferencia al Estado sobre la familia en la educación de los ciudadanos.
    Felicito al FORO por las actividades que están llevando a cabo y los animo a seguir adelante.

  19. NEO Says:

    Hola a tod@s de nuevo:

    Me resulta llamativo y curioso que se nos acuse a los que defendemos la objeción de conciencia ante la EpC, quiero hacer un poco memoria, porque me parece que no hemos seguido muy de cerca este tema.

    1.- Cuando se presenta el proyecto de ley (LOE) a la aprobación se anuncia la aparición de esta asignatura, “sin anunciar los contenidos previamente” (primera muestra de dialogo)
    2.- Cuando aparece el primer borrados de contenidos distintos agentes sociales piden que “todos” “consensuen” el contenido y nuestro ministerio de educación dice que se sienta con todos, pero no cambiará un ápice del contenido. (segunda muestra de diálogo)
    3.- En el Consejo escolar del estado, se aconseja que no se imparta la asignatura sin consenso, pero como el gobierno se ha garantizado la mayoría en el mismo, dice que de eso nada y que la asignatura sale. (Tercer muestra de diálogo).
    4.- Agentes sociales, fundaciones educativas de todo tipo piden participar de la elaboración del plan de implantación y pide que se saque a concurso público que universidad desarrollará los currículum. Y dice el gobierno que de eso nada y ofrece a “dedo” de forma irregular este trabajo a la Universidad Carlos III y a la fundación Cives ambas afines y con miliantes del partido socialista en sus direcciones. (cuarta muestra de diálogo).
    5.- En andalucía se nos obliga a matricular a nuestros hijos en la materia sin que los padres sepamos el contenido de las mismas, se publica con nocturnidad el 30 de Agosto. Esto no es legal. (Quinta muestra de diálogo)
    6.- Además vuelvo a hacer referencia al artículo del país donde ellos mismos demuestran la “manipulación a la que está expuesta la asignatura”
    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Educacion/Ciudadania/carta/elpepusoc/20070902elpepisoc_1/Tes
    7.- El otro día aparecía en la prensa que a la plataforma nacida en Lucena para este asunto, le visitaron dos policías de paisanos idéndo los nombres de las personas que conformaban la plataforma. En la nota de prensa dice este hombre que esperaba que le visitaran del ministerio de educación y por contra le visitan del ministerio del interior. (Otra muestra de diálogo)

    La muestras de falta de diálogo son palmarias y no pararía, creo que es hora de que nuestro “gobierno de españa” deje las palabras huecas y deje de manipular el lenguaje y pase a la acción, que sería sentarse en una mesa “sin condiciones” a debatir de veras este tema y que salga fruto del consenso. Yo a enseñanza de la constitución, de los derechos humanos, de enseñanza cívica me apunto, pero esta asignatura no es ésto.
    ¿De veras que a esto se le puede llamar pluradidad, ciudadanía, democracia, tolerancia y no se cuantas palabras bonitas pero que se quedad vacias con la actitud del estado?.

    Los padres nos estamos jugando mucho en esto y no lo hacemos por gusto sino poque la enseñanzas sean de materia objetiva y no subjetiva como parece en el artículo que os expongo anteriormente del pais.

    Un abrazo a tod@s.

  20. Al Says:

    Por más que leo a las personas que están en contra de esta asignatura, no logro entenderlos.

    Primero. No encuentro nada en el contenido de la asignatura que vaya contra mi Fe católica. Si algo, que alguien me lo diga por favor, porque por más que miro y busco, no lo encuentro.
    Segundo. El Estado en absoluto suplanta a las familias. El Estado tiene que poner a disposición de los ciudadanos la educación. Ojalá todo el mundo en España tuviera dinero para pagarse la educación que quiere, pero como no lo tenemos, es el Estado quien lo hace. Conmigo lo hizo, y era un Estado dictatorial (Franco murió cuando yo tenía diez años). Y aquí estoy. A pesar de enseñarme a cantar el Cara al Sol y meterme la religión con calzador, hoy soy demócrata y creo en Jesús y soy católico por convencimiento propio, no porque me obligaran. ¿De verdad creen tan ‘peligroso’ para un niño una hora de clase a la semana? Es absurdo, además , de que lo que se enseña, no es nada malo.
    Tercero. Parece que las familias en España son muy endebles o eso nos quieren hacer creer. Remitiéndome a lo anterior ¿va a tener más influencia una hora a la semana que todo el día de educación por parte de las familias? A lo mejor va a ser más grave las horas que les falta al niño de sus padres porque estos trabajan, que la hora que reciban de EpC.
    Cuarto. Me duele que nadie lo recuerde. La moral cristiana y católica está salvaguardada. Porque todas las familias católicas tienen a sus niños apuntados en la parroquia a la catequesis. Y no me refiero sólo a la de la primera comunión. Sino a la de la segunda comunión, la más importante, la que ya no está influenciada por el consumismo y la parafernalia. No creo que todos estos padres que objetan no lleven a sus niños a las catequesis, y también, me quejo por que me duele, que algunos de mis obispos, estén diciendo las cosas que dicen, y todavía no les oigo que digan: Apunten a sus hijos a la catequesis.
    Si soy católico es por varias razones: porque Dios así lo ha querido, por mi familia, por mi cura párroco y porque yo lo he decido. La religión del colegio, tendría yo mala suerte, sólo me sirvió para tener clases en blanco en las que estudiar. Menos jaleo con la EpC, y por favor, reinvindicar las catequesis.

  21. NEO Says:

    Hola a tod@s:

    Estimado Al, suscribo gran parte de lo que planteas en tu entrada anterior, pero hay algunas que no.

    A mi no me mueve oponerme a la asignatura la fe católica, me mueve el que el estado sobrepase sus competencia en materia de enseñanza, el estado de forma que como indica el artículo 7 de la declaración de los derechos del niño “El interés superior del niño debe ser el principio rector de quienes tienen la responsabilidad de su educación y orientación; dicha responsabilidad incumbe, en primer término, a sus padres”.

    El estado de forma subsidiaria debe encargarse de la formación académica de nuestros hijos respetando la constitución esto es el derecho a la libertad de enseñanza y de elección de centro, como digo “derecho constitucional” (Esta es la parte más iportante de mi oposición a la asignatura)

    Estoy convencido de que si esta asignatura la hubiera “impuesto” el Partido Popular, con toda razón os hubiérais opuesto con toda razón las personas con ideología socialista. Imáginate Al que hubieran editado textos justificando guerras preventivas, que los nacionalismos son malos,que la mejor política económica es la liberal, ¿estarías de acuerdo que se le enseñara esto a los niños? Seguro que no, pues esto lo hace la actual asignatura. Lee si puedes los textos de la Editorial Octaedro, Akal, Santillana… y verás como es cierto lo que comentamos alguno

    Estoy seguro que como socialista compartes gran parte de las cosas de esta asignatura y lo respeto como no debe ser de otra manera, pero esto demuestra que la asigntaura depende de ideologías y esto para adultos está bien poder discutir pacificamente sobre disparidad de opiniones porque se supone tenemos la madurez suficiente, pero los niños no pueden ser “víctimas de manipulación ideológica” sea cual sea la ideología.

    En próximas entradas introduciré pruebas de la ideologización de la materia.

    Un abrazo a tod@s.

  22. Al Says:

    Pero es que no veo que el Estado se sobrepase. ¿En que se sobrepasa? ¿Se sobrepasa entonces cuando en las clases de Historia dé la Teoría de la Evolución de Darwin? ¿Se sobrepasa cuando explicando la Antropología explique que hay diferentes tipos de familias, aparte de la católica? ¿Se sobrepasa el Estado cuando explique las teorías de la Creación del Universo? ¿Se sobrepasa el Estado cuando tenga que explicar en Historia que hizo nuestra Iglesia con Giordanno Bruno? ¿Se tiene que callar el Estado y no enseñar esto porque a algunos padres no les guste? ¿se va a objetar contra la asignatura de Historia? Es que es lo mismo. El estado tiene que educar, lo ha hecho siempre. Educar en valores cívicos ¿Por qué ahora no? Encima con los privilegios que tenemos los católicos, que podemos elegir la clase de religión gratuita en los colegios, pagando los profesores el mismo Estado, que son elegidos los profesores por la diócesis… Lo siento, pero es que no puedo entenderos. La asignatura claro que tiene que llevar una ideología. La de los valores de la democracia, que nos guste o no, es el sistema de gobierno que tenemos, y el que estamos obligados a cumplir. Para eso estamos en un Estado de Derecho. No podemos de dejar de cumplir las leyes porque no nos gusten. ¿Tenía yo que dejar de pagar impuestos, sabiendo que de mi dinero, iba a ir una parte a la guerra de Irak? No, cumplí. Y eso es lo que hay que hacer.
    Lo siento, pero sigo pensando que todo este jaleo tiene como objetivo desgastar el gobierno ante las próximas elecciones y posibilitar la entrada de otro partido que haga de la religión católica asignatura obligatoria.
    Es un debate inútil que está diviendo la sociedad, y lo que es peor , dividiendo nuestra Iglesia.
    Como socialista comparto esta asignatura, pero también como católico que soy. Porque se puede ser católico y socialista. Sigo reivindicando que nuestro papel está en la parroquia y en la catequésis, ese es nuestro sitio. Pero no hay manera, nadie habla de ello.

  23. efepe Says:

    2.2. Responsabilidad pública y derecho de los padres

    Algunos ven en la educación para la ciudadanía el oculto designio de indoctrinar a los jóvenes por parte del Gobierno de turno. Estaríamos ante la prosecución con otros medios de la llamada formación del espíritu nacional “un patético intento de intoxicación con los ideales del franquismo, del falangismo y del nacional-sindicalismo”. Frente a esta patología reclaman el derecho de los padres a determinar la educación en valores de sus hijos.
    No cabe duda que los padres son los primeros responsables en la educación en valores, no sólo en lo que respecta a la asignatura de ciudadanía sino en todo el proceso educativo, ya que los valores conforman todos los aprendizajes y la propia organización escolar. Lo cual requiere una permanente e institucionalizada vigilancia y participación de los padres en la escuela, sea pública, privada o concertada.
    Contra el adoctrinamiento posible caben dos tipos de defensas: dividirse el campo competencial entre las partes contendientes o mantener alerta todas las capacidades de autocontrol de los actores implicados. Veamos cada una de ellas.
    La primera solución, que tiene un alto componente institucional, consiste en repartirse las competencias educativas entre la familia y el Estado. A la familia le corresponde la educación, al Estado la instrucción. Mientras la educación está hermanada con los valores y actitudes, la instrucción se hermana con las habilidades e instrumentales. La educación propone valores y visiones para alcanzar el pleno desarrollo de la personalidad de los jóvenes e integrarlo en el grupo de pertenencia; corresponde al segundo el aprendizaje ordenado y sistemático de habilidades, a cargo de profesores con un método adecuado y con un sistema experto.
    Las familias y las iglesias se quedan con la responsabilidad de la educación; a las escuelas y a los Estados pertenece la gestión de la instrucción.
    La cuestión del adoctrinamiento se resuelve en falso cuando se trata como un problema de poder, ya que se inicia el distanciamiento profundo de los intereses del menor. La escisión entre instrucción y educación es el último capítulo de una larga historia de contraposiciones, teoría y práctica, razón y emoción, conocimiento y valor. Pero, sobre todo, está en el origen de la reducción instrumental del aprendizaje. Lo que nació integrado se desintegra, lo que nació unitario se fragmenta.
    Desde la centralidad del interés del menor, que necesita razones y motivos para vivir, es difícil mantener la distinción como base para ordenar la EpC ya que en la vida del niño, todos sus dinamismos se inter-afectan y se co-determinan. Lo que puede parecer una victoria para hoy, es una grave hipoteca para el futuro, dado que la distinción se basa en aceptar las escisiones que se han producido sobre el menor. El gran perdedor es el niño que no conoce fragmentaciones sino integraciones, escisiones sino unicidad.
    ¿Cual sería el resultado de la EpC en el alumno si la sometemos al dilema entre instrucción y educación? Un conocimiento de la Constitución sin alma, unas habilidades legislativas vacías de significado, una autoridad sin motivación. No se puede procesar conocimientos sobre el ejercicio de la ciudadanía y no comprender vitalmente los significados.
    De nuevo se cae en el dualismo racionalista, sea de carácter laico o religioso, que está en la base de nuestra sociedad. Se perpetua de este modo una civilización empeñada en separar la razón y los afectos, los conocimientos y la cordialidad, lo material y lo espiritual, las realidades superiores y las inferiores. Una civilización que ha servido más para llenar de objetos la vida del niño que para hacerle feliz.
    La segunda alternativa que parece más razonable desde los intereses del menor propone que tanto los padres como los responsables sociales, políticos y educativos faciliten a los alumnos los instrumentos críticos, que les permitan pensar por sí mismos, ejercer su autonomía personal y resistir a todo adoctrinamiento, no sólo al que procede del poder político que crea súbditos, sino también del poder económico que crea dóciles consumidores, del poder social que crea ciudadanos siervos o del poder religioso que crea simples feligreses.

    Joaquín García Roca, sacerdote y sociólogo.
    (Extracto de “Educación para la Ciudadanía”, cuaderno CiJ n.º 149. Se puede ver completo en http://www.fespinal.com/espinal/llib/es149.pdf)

  24. efepe Says:

    UN EJEMPLO, POR EJEMPLO.
    ¿Hablamos sólo en teoría de la Educación para la Ciudadanía? ¿Conocemos el contenido de la asignatura? ¿Nos da igual el contenido? ¿Estamos en contra sólo “porque sí”?
    Algunos párrafos del libro de SM “Educación para la Ciudadanía. ESO”, de José Antonio Marina para escolares de 2º y 3º de ESO (entre 12 y 14 años)
    ______________________________________________________________________
    1. LA CIUDADANÍA
    Se llama ciudadanía a la relación entre un individuo y una comunidad política. Gracias a ella, el ciudadano goza de determinados derechos y determinados deberes.
    2. ¿QUÉ TIENE QUE VER CON LA FELICIDAD?
    Todo lo que hacemos lo hacemos para ser felices. La felicidad personal es un estado de satisfacción personal y de plenitud en el que podemos desarrollar nuestro proyecto de vida.
    Para conseguirla necesitamos vivir en un ambiente que no lo impida y, a ser posible, que la facilite. Necesitamos que la sociedad sea feliz.
    3. EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA
    La Historia es, en parte, una narración de conflictos. En Educación para la Ciudadanía contamos otra historia, la del intento de los seres humanos por resolver bien los conflictos, por abandonar la ley de la violencia, y construir el proyecto común. Estudiamos las mejores soluciones que ha encontrado y sigue encontrando la inteligencia humana para resolver los problemas fundamentales que plantea la búsqueda de la felicidad personal y la convivencia.
    4. LOS VALORES ÉTICOS FUNDAMENTALES
    Hay bienes que todos necesitamos disfrutar para poder tener una vida feliz y digna. Son los bienes materiales y educativos imprescindibles para desarrollarnos como personas; la libertad; la igualdad; la seguridad, y la paz.
    Decimos que tienen un valor ético porque son imprescindibles para realizar el gran proyecto humano de lograr un mundo justo.
    5. LOS DERECHOS HUMANOS
    Los valores fundamentales son imprescindibles para vivir una vida feliz. Por eso los hemos protegido con los derechos humanos, que son aquellos que garantizan el derecho de cada persona a disfrutarlos, así como la obligación de defenderlos.
    6. LA DIGNIDAD
    Es una cualidad que tienen todas las personas que las hace valiosas, importantes y respetables por el hecho de ser personas, con independencia de su fuerza, riqueza, conocimientos, cultura, religión o sexo. No son valiosas porque «valgan para algo», sino en sí mismas, por existir.
    7. DERECHOS
    Un derecho es todo aquello que puede exigirse de forma legítima a los demás. Los derechos humanos son los que protegen y aseguran el acceso de todas las personas a los valores fundamentales para vivir dignamente.
    8. DEBERES
    Lo deseable es tener derechos, es decir, poder exigir o hacer todo lo que la ley nos permita. Pero para que esto sea posible tenemos que cumplir nuestros deberes. Deber es la obligación o necesidad que tenemos de hacer algo para conseguir un fin. Para poder exigir nuestros derechos, tenemos que respetar los de los demás.
    9. LAS NORMAS
    Los derechos imponen deberes y para concretarlos, exigirlos y poderlos realizar, hemos creado normas. Una norma es una regla que nos indica cómo se debe hacer una cosa. Las normas justas son las que sirven para resolver conflictos, son dadas por una autoridad legítima, mediante procedimiento legítimo y no contradicen derechos fundamentales de los afectados.
    10. LA CONCIENCIA CÍVICA
    La conciencia cívica es la que nos indica cómo debemos comportarnos como ciudadanos. Todo ciudadano debe conocer el gran proyecto ético que la humanidad tiene como reto construir y ser consciente de sus derechos y de sus deberes. Tener la valentía de reclamarlos y cumplirlos.
    11. RESPONSABILIDAD
    La libertad va asociada a la responsabilidad porque es su fundamento. El buen ciudadano debe ser responsable: saber lo que hace, prever las consecuencias y atender a sus deberes.
    12. LA JUSTICIA
    La esencia de la justicia está contenida en la llamada «regla de oro»: «No hagas a tu prójimo lo que no te gustaría que te hicieran a ti». A lo largo de la historia todas las religiones han realizado importantes contribuciones a la idea de justicia.
    13. LA SOLIDARIDAD
    Para que la justicia esté bien orientada necesita estar impulsada, completada y dirigida por la solidaridad.
    La guía para ser solidarios se encuentra en el principio de reciprocidad: «Haz a los demás lo que te gustaría que ellos hicieran contigo».
    14. CONSUMO RESPONSABLE
    Es posible hacer un «test de inteligencia del consumidor». Es inteligente el que compra sólo lo que necesita y no algo innecesario porque está rebajado. El que no se deja influir por lo que la publicidad le ha dicho que compre. El que compra lo que realmente necesita, sin pretender presumir o dar envidia al vecino.
    15. LA IDENTIDAD SEXUAL
    Se llama «heterosexual» a aquella persona que se siente atraída por personas del otro sexo. Y se llama «homosexual» a la persona que se siente atraída por personas del mismo sexo.
    La homosexualidad ha sido severamente juzgada durante gran parte de la historia. Y en la actualidad, la legislación de algunos países sigue condenándola. Sin embargo, tenemos la obligación ética de respetar la dignidad de todas las personas, reflejada en la Constitución y las leyes españolas.
    16. LA IDENTIDAD RELIGIOSA
    Uno de los derechos humanos fundamentales protege la libertad de conciencia, es decir, afirma que cada persona puede tener la religión que desee. España tiene una Constitución laica, lo que significa que no hay una religión oficial del Estado, aunque tradicional y culturalmente la religión católica ha sido la mayoritaria.
    Las religiones deben respetarse entre sí. Todo ciudadano -creyente o no- debe respetar las creencias y ritos de todas las religiones, siempre que no vayan en contra de los derechos humanos.
    17. LA SEXUALIDAD
    En este asunto, como en todos, es necesario guiarse por los valores de responsabilidad, justicia y solidaridad:
    - Sexo responsable. Las relaciones deben ser libres y conscientemente aceptadas.
    - Justicia y sexo. La justicia tiene que ver con el respeto a los demás. Resulta injusta la actuación de una persona que se aprovecha de otra para tener satisfacción sexual, por ejemplo, engañándola.
    - Solidaridad y sexo. La sexualidad humana está orientada al establecimiento de fuertes vínculos afectivos entre los seres humanos y a la procreación.
    18. LA FAMILIA
    La familia es el núcleo de la sociedad. Han aparecido nuevas formas:
    - Familias monoparentales, en las cuales los hijos viven sólo con uno de los padres. Puede deberse a una separación, divorcio, al fallecimiento de uno de los dos o a la decisión de una persona sola de tener o adoptar hijos.
    - Familias reconstituidas tras un divorcio o separación, en las que pueden convivir hijos de distintas parejas.
    19. URBANIDAD
    La urbanidad es el conjunto de comportamientos respetuosos hacia los derechos de los demás ciudadanos y hacia su bienestar. Por urbanidad, no hacemos nuestras necesidades fisiológicas en la calle, procuramos evitar conductas groseras, ruidosas, dejamos la basura en los contenedores en vez de tirarla a la calle, o seguimos unas normas al comer, para no provocar repugnancia.
    20. EL TRABAJO
    Se entiende por trabajo el esfuerzo necesario para producir algún bien.
    Todos tenemos el deber de trabajar. El que pudiendo trabajar no lo hace se está aprovechando del trabajo de los demás. Pero, además de un deber, el trabajo es un derecho. Los seres humanos necesitamos ganarnos la vida trabajando.
    21. LA ESCUELA
    Los adultos van a trabajar, y los niños y los jóvenes también. La escuela es el lugar de trabajo de la gente joven. Estos últimos podrían replicar que no se les paga un sueldo, pero esto no es verdad. Todos los ciudadanos se comprometen a pagar a cada estudiante de enseñanza secundaria 4.000 euros al año. Lo que ocurre es que no se lo pagan en dinero sino en clases, profesores, libros.
    22. LA GLOBALIZACIÓN
    Es el proceso, fundamentalmente económico, que consiste en la creciente integración de las economías nacionales en un mercado mundial. Genera riqueza, pero también da lugar a profundas desigualdades.
    23. LA DEMOCRACIA
    Se llama democracia a la participación del pueblo en las tareas de gobierno. Es la forma política más eficaz para realizar el proyecto ético común de alcanzar un mundo más justo.
    24. CIUDADANOS Y POLÍTICOS
    Los protagonistas de la democracia somos los ciudadanos. Los políticos son profesionales a los que contratamos para que trabajen por el bien común. Si no lo hacen bien, podemos cambiarlos. Los ciudadanos tenemos la obligación de indicar a los políticos lo que queremos y vigilar para que hagan bien su trabajo.
    25. LA DEMAGOGIA
    Es la estrategia política de ciertos líderes que, para satisfacer sus propios intereses, buscan atraerse a la opinión popular mediante halagos, falsedades y exaltando los ánimos, en lugar de usar argumentos racionales. La manipulación que pretende la demagogia será más difícil de lograr cuanto mayor sea la formación y cultura de los ciudadanos.

    (Aparecido en el semanario Crónica el 24 de junio 2007)
    ______________________________________________________
    ¿Alguien puede decir que es malo que en la escuela se hable de estos temas? ¿Alguien puede decir que de estos temas sólo se puede hablar en la familia?

  25. NEO Says:

    Creo que que si nos ponemos a analizar los textos, no pararíamos, si analizamos el de la Editorial Casals es un texto casi de Religión, y si revisamos el de la Editorial AKAL, OCTAEDRO, SANTILLANA, ETC…, creo sinceramente que los sois católicos no podéis identificaros mucho, por lo menos en lo que a lo que respecta a la concepción de la vida se refiere y en cuanto a la concepción personalista y humanista de la persona, que es lo que hizo del cristianismo un motivo pacificador y de donde partieron los derechos humanos más elementales en el pasado.

    Pero creo y lo digo de nuevo que no es una cuestión de contenidos, porque hoy son unos y mañana pueden ser los contrarios. La cuestión es que en esta materia decidimos los padres (en una entrada anterior demostré la intención de formar la conciencia moral de los niños) y no costaría nada que fuera optativa ¿Qué teméis? ¿Por qué no puede ser opcional? Será que al ser opcional se corre el riesgo de que los padres no la quieran?

    Llevo ejerciendo algún tiempo de monitor de Educación afectivo sexual de jóvenes y adolescentes y considero que esta materia debería ser de obligatoria impartición a nuestros jóvnes de hoy. Pero también tengo claro que al ser un programa holístico que afecta directamente en todas las dimensiones de la persona (fisica, afectiva, emocional, social, espiritual e intelectual), no puedo impartir este programa sin que los padres conozcan, aprueben y den el visto bueno a la asistencia o no al mismo. Se me ha dado el caso de que jóvenes que querían recibirlo, sus padres no le dejaron y esos niños no asistieron a pesar de su insistencia. ¡Es un derecho Constitucional de los padres!

    Saludos a tod@s

  26. Al Says:

    Mi preguntan sería que qué temen los padres que no quieren esta asignatura
    para sus hijos. Como católico, en nada, y le doy la razón a efepe, encuentra
    algo que vaya contra mi Fe.

    Sigo diciendo que el Estado es el garante de que todos los ciudadano estén
    formados en las cuestiones relativas a las leyes y en especial, a todo lo que
    se refiera a nuestros derechos y obligaciones como ciudadanos. Los padres por
    supuesto tienen el derecho de elegir la moral que quieran para sus hijos, pero
    … realmente ¿son dueños de sus hijos? Pienso que no. Y pongo estos ejemplos:
    imaginen un padre cuya moral le dice que es bueno pegar a su mujer. Otro padre
    que considera que la cama la hacen las chicas y la mesa y el fregado es cosa
    de chicas. Podemos imaginar una madre que odia a los homosexuales y les enseña
    a sus hijo que a estas personas no hay que llamarlas así, sino que son
    enfermos y que hay que decirles maricón. Y podría continuar con muchos y
    muchos ejemplos. Esos hijos tienen derecho, y el estado el deber, de educarlos
    en los valores del que está impregna nuestra Constitución y la Declaración de
    los Derechos Humanos. No me digan, que estos niños no son necesitados de una
    asignatura como EpC.
    Pueden decir ustedes que la asignatura sea optativa. Pero en este caso, les
    puedo garantizar que los padres machistas, xenófobos, homófobos, etc, etc…
    nunca la cogerían para sus hijos.

  27. Al Says:

    ¿Qué le pasa al foro que tardan tanto los mensajes en aparecer ?

  28. Admin Says:

    Estimado AL y resto de participantes, los que administramos este blog, somos voluntarios que hacemos este servicio de forma desiteresada y además de esto y que creemos lo más importante, tenemos familia, trabajos etc… y aunque la actualización no sea inmediata, tardaremos poco en moderar el foro.

    Estamos covencidos que lo entenderéis. Disculpad los posibles retrasos.

    Gracias por vuestra participación.

  29. NEO Says:

    AL, me parece bueno el argumento, pero aunque sean muy bonitas las palabras, me vas a decir que unos gobernante con ideologías concretas ¿me van a garantizar la ciudadanía perfecta? ¿Que gobierno? El de la Gerra de Irak, el de los Gal, el que no respeta la constitución en el caso de las autonomías, el que se reparte el dinero entre los amigos como en el caso de los amigos socialistas de la Cives (Se han repartido sin concurso público previo 10 millones de €, que se sepa claro) gracias a la asignatura. El que no respeta un derecho que nos da la constitución a la Objeción de Conciencia. No AL, no como argumento está muy bien pero si hay padres xenófogos, racistas, que no respetan la constitución, que “roban y se reparten dinero” etc… que actuen sobre los padres, que son mayores y pueden decidir, pero unos gobernantes que han demostrado que precisamente de etica y moral es de lo que adolecen, no van a intentar decir a mis hijos que como ellos actuan es ciudadanía.

    Saludos a tod@s.

  30. NG Says:

    EDUCACION PARA LA CIUDADANIA,
    ¿HASTA CUÁNDO? ¿HASTA DÓNDE?

    El tema de la Educación para la Ciudadanía puede decirse que ha sido uno de los temas estrella del verano, llegando a la altura de culebrón, solapándose a veces al tema del terrorismo y todas sus derivaciones. Para el Partido Popular y ciertos sectores de la derecha social, todo vale con tal de recuperar el poder. La oposición a la Educación para la Ciudadanía, en la que ha tenido especial protagonismo el sector más ruidoso y conservador de la Iglesia Católica, la mayor parte de su jerarquía, se basa en el desconocimiento interesado o interpretaciones retorcidas por un lado y, por otro, en algunos casos, en un afán extemporáneo, por mantener privilegios ya superados. Y así se lleva la discusión a un terreno farragoso y etéreo donde la subjetividad y la distorsión interesada son relativamente fáciles: el campo de los contenidos éticos y morales, confundido hábilmente con el de los valores, los modelos sociales y de conducta y las creencias personales. Como argumento troncal de esta oposición a la asignatura se dice: «El objetivo de Educación para la Ciudadanía es la formación de la conciencia moral de los alumnos. Se intenta imponer una formación moral determinada». Pero nadie demuestra cómo ni por qué. Se dice que el Estado o el Gobierno pretende adoctrinar al alumnado en sus ideas y modelo de sociedad, pero si se pregunta cuáles son los elementos doctrinales concretos que se quieren imponer en los decretos que desarrollan la asignatura nadie realmente da argumentos sólidos.
    La realidad es que nuestra sociedad es plural en lo cultural, en lo ideológico, en lo religioso…, en muchas cosas, y parece razonable que desde le escuela se prepare para la tolerancia y la convivencia en estas nuevas condiciones que en la historia de España nunca se dieron antes. Es imprescindible llegar a definir unos principios básicos de convivencia, que podemos llamar elementos de una ética civil común. Si uno analiza los objetivos expresados en los decretos, no se encuentra nada que pueda suponer, realmente, adoctrinamiento o ataque a ninguna moral racional determinada, ni mucho menos a la católica. ¿O es que la Iglesia o, mejor, ese sector de la Iglesia Católica que está en contra - que no es toda - no está de acuerdo con el respeto a los derechos humanos, a las personas de otras culturas o, simplemente, distintas, a los y las homosexuales que libremente deciden vivir en público su opción afectivo - sexual? Si es así, que se diga de una vez. ¿O es que se quiere seguir apedreando con el desprecio y el rechazo a los nuevos tipos de familia que hay en nuestro entorno, a las personas separadas y divorciadas que rehacen su vida, a tantas realidades nuevas? Queremos creer que no, aunque, a veces, parece que algunos desde las alturas han olvidado aquello de la primera piedra. Por cierto, uno de los pocos estados del mundo que aún no ha firmado la Carta de los Derechos Humanos es el Vaticano. ¿Hasta cuándo?
    ¿Se pretende, quizás, para las iglesias o las religiones, para una determinada y concreta iglesia, el monopolio de la formación moral de las sociedades plurales y democráticas? ¿Qué ocurre si una determinada religión o confesión considera como norma irrenunciables cuestiones que, por ejemplo, afectan a la dignidad de la mitad de la población, es decir, las mujeres, impidiéndole llegar a determinados cargos o dignidades que se reservan para el varón? ¿O que no dejan que la mujer haga deporte o llegan a justificar, por ejemplo, que en caso de adulterio se lapide o ahorque a la mujer, y se despache al hombre con unos azotes o una reconvención? Familias de esas religiones, de buena fe, quizás, están entre nosotros. Parece razonable que la sociedad se proteja de determinados comportamientos y, también, que a las futuras generaciones de esas familias se les ofrezca la posibilidad de conocer y adoptar otros códigos de conducta. Las religiones no pueden ni deben tener el monopolio de la formación. Por cierto, sorprende que el auto del Tribunal Superior de Justicia Andaluz incluya entre los principales argumentos del auto en que admite a trámite el recurso contra Educación para la Ciudadanía el que incluya la presencia de elementos de ideología de género. ¿A estas alturas?
    Es cierto que ningún poder político ni estado define ni concede los derechos ni los valores, pues estos son inherentes a la condición del ser humano; pero los poderes públicos están llamados a reconocerlos, a respetarlos y a promoverlos. También es cierto que las familias son las primeras responsables de educar a los hijos y la escuela contribuye o debe contribuir ineludiblemente a esta labor, o sea, a la educación en valores y a la formación de la personalidad de los alumnos. Pero no son las familias los únicos agentes de socialización, ni siquiera los más eficaces. ¿Cuántas veces en el proceso educativo se lamenta la pertenencia de un niño o una niña a una familia desestructurada donde, incluso, se llega a romper o contradecir el proceso educativo que se vive en el centro? No se puede pretender que los padres y madres dispongan para sí, en exclusiva, de toda responsabilidad y competencia en cuestiones morales e ideológicas, pues eso es imposible y hasta peligroso. Los niños y niñas no son nuestros juguetes, ni simple barro moldeable. Son personas creciendo en sus legítimas responsabilidades que tendrán que ejercer en libertad, con su familia primero, pero no solo.
    ¿Puede un estado democrático implantar en la escuela una asignatura en cuyo contenido haya elementos filosóficos, políticos y morales? La respuesta es sí, y así lo piensa también el Consejo de Europa, siempre y cuando se haga desde la consideración y el respeto máximo a las personas y a los grupos, y se haga de una forma abierta a la controversia, a la crítica y a la construcción colectiva. De hecho, esto se ha estado haciendo a través de asignaturas como la filosofía, la ética o la propia religión. También la historia que se puede enseñar de formas muy distintas. Seguramente podemos encontrar centros educativos y libros de texto que tienen visiones diferentes de lo que fue el golpe de estado franquista o, por ejemplo, la experiencia soviética. Y nadie monta manifestaciones por ello. Lo mismo cabría decir de la filosofía, de la ética o, incluso, de la economía, donde es muy probable que encontremos diferencias muy significativas al juzgar el keynesianismo, las teorías de Milton Friedman o la economía planificada. Cosas todas ellas que también contribuyen a la formación integral de la persona. Pero parece que eso no importa, se ha tomado con Educación para la Ciudadana. Por cierto, los que atacan esta asignatura suelen coincidir con los que defienden la enseñanza religiosa o confesional en la escuela — cuestión que no compartimos – de la que dicen que no es catequesis sino información. ¿Por qué no puede hacerse lo mismo con otra materia en el ámbito ético-político?
    ¿Qué ha ocurrido? Pues lo que decíamos al principio. Una especie de unión temporal de empresas, una simbiosis societaria, una comunión de intereses de la derecha política, Partido Popular, y la derecha social y religiosa, en torno a ciertos sectores muy visibles de la Iglesia Católica, que no son todos, y de los que ya se han desmarcado elementos importantes, como Monseñor Blázquez, Presidente de la Conferencia Episcopal y la FERE, Federación Española de Religiosos de la Enseñanza. Y, por supuesto, muchos cristianos que han matriculado – y matricularíamos si estuviéramos en el caso – a nuestros hijos en Educación para la ciudadanía. El Partido Popular quiere, evidentemente, sacar tajada, e intenta aprovechar la bronca electoralmente. Esa parte de la jerarquía eclesiástica, un tanto ”trabucaire”, en el fondo quiere seguir manteniendo posiciones de privilegio a través de la formación y control de las conciencias, demasiado apegada, quizás, a un poder social y político, también económico, que resulta poco compatible con los principios que animaron la vida y obra de su fundador, Jesucristo. Y para ello, no importa caer en la irresponsabilidad de fomentar la objeción de conciencia, lo que no tiene sentido, pues esta asignatura se gesta en procesos legales dentro de un ordenamiento jurídico democrático. Y nos les importa tampoco poner en peligro el proceso académico de los alumnos, que no pasarán curso si no cursan esta asignatura. ¿Hasta dónde?
    Al hilo de esto, entendemos que no es de recibo que el Estado y la Junta de Andalucía, en un afán por complacer a todo el mundo, permitan que, camuflada en lo que se da en llamar adaptación al proyecto de centro, se reforme sustancialmente esta asignatura. En algunos de los textos que hemos conocido, aparecen ideas que no son admisibles, como las que, otra vez, reservan un papel secundario muy concreto y determinado a la mujer. La adaptación al proyecto de centro tiene también unos límites: los que marcan los objetivos – plenamente asumibles también para los católicos – que se expresan en los decretos estatales y autonómicos. Una vez más el PSOE juega con dos barajas, poniendo una vela a Dios y otra al diablo en su pragmático e interesado viaje al centro y traga lo intragable para que no se revuelva demasiado el patio. Pero la asignatura ya no es solo cosa suya, sino de toda la sociedad y no puede regatear con ella por intereses electorales.
    La asignatura de Educación para la Ciudadanía tiene, no obstante, un peligro o dos: que se convierta en el único reducto de la formación en valores, olivándose del objetivo y la pretensión que debe presidir toda acción pedagógica de que esos valores, esas actitudes de convivencia, de tolerancia, de comportamiento ciudadano, tienen que seguir estando presentes, como elementos transversales, en el resto de asignaturas y materias. La educación, la formación, en definitiva, el crecimiento y la maduración personal tienen que ser integrales, como lo es la persona en su conjunto. El otro peligro real es que este debate, a veces virulento, permita tapar los muchos problemas del sistema educativo andaluz. Se habla mucho de esto y se olvida el fracaso escolar, la falta de sustituciones del profesorado, la elevada ratio alumnos/profesor, etc. Se olvida la educación como preparación para la vida.
    En las acciones en contra de la Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos hay, seguro, gente de buena fe. Pero nos tememos que, en otros casos quizás, detrás de todo esto hay algo más: La añoranza de una sociedad conservadora y cerrada de modelos y pautas impuestas donde se apartaba al diferente. Afortunadamente, a la mayoría de la sociedad española de hoy, 40 años ya la han curado de ciertas nostalgias.

    NG
    Septiembre de 2007.

  31. Al Says:

    Gracias Sr. Administrador; soy voluntario también y reconozco el esfuerzo que hacéis. Sucede que cuando se envían los mensajes, el blog no hace ninguna indicación, ni manda una copia al correo electrónico, y queda la sensación de que no ha funcionado ni si ha sido enviado. Ahora, ya lo sé. Gracias.

  32. Al Says:

    No , NEO, no. La asignatura no tiene ninguna ideología concreta; basta ver la cantidad de libros que hay. Al final, todo queda en el profesor. Y en lo que los niños hablen con sus padres en casa. Que parece que los niños van a tragar información, y los padres no van ni a enterarse de lo que le enseñan. Usted sabe que eso no es así.
    Y al no haber ideología de gobierno, no la va a haber del GAL. Eso ya pasó y los culpables están en la cárcel. Los culpables de la guerra de Irak no están, todavía. Pero lamentablemente, los partidarios de esa guerra, hoy están en contra de esta asignatura. Por algo será; y flaco servicio hacen a los que no gustan de la EpC. En cuanto a Cives, supongo que se refiere a la noticia publicada en ABC. Pues mire, si usted cree eso, y tiene indicios de que es un delito, denúncielo. Pero estése seguro de que es verdad, porque si no lo es, y si se demuestra, el delito lo podría estar cometiendo usted.
    Más cosas que usted comenta. El Gobierno respeta la Objeción de Conciencia. Lo que pasa que eso no implica de que usted tenga que cumplir la ley. Yo puedo objetar fiscalmente y no pagar la parte de mis impuestos que se dedica a pagar el armamento; puedo hacerlo, el Estado me lo reconocería, pero yo tendría que pagar la multa por no cumplir la ley. Es fácil de entender. EStamos en un EStado de Derecho, no en una república bananera. Y eso de que los gobernantes adolecen de ética y moral, eso lo dice usted. Es su opinión, pero yo no estoy de acuerdo. Perdone la extensión del mensaje de respuesta que como ve… en poco se habla de la EpC que es el tema central de este foro ahora mismo. Siento pensar que sus argumentos no me tienen peso, ya que en el transfondo, lo único que veo es una actitud política contra el gobierno que tenemos ahora, . Y para eso, ya tenemos las campañas electorales. Un saludo.

  33. Admin Says:

    Gracias AL por tu comprensión. No obstante voy a ver si puedo buscar la manera de que el blog envíe un aviso confirmando el envío de los mensajes.

    Gracias y saludos.

    Administrador

  34. NG Says:

    Hace solo unos días que me registré en el Foro, contribuyendo con un articulo que ha aparecido. Lo hice guiado por la sección “Quienes Somos” que aparece en la pg. web, donde se viene a decir que el foro es fundamentalmente un cauce de encuentro y debate desde la perspectiva y la experiencia vital y de fe de cada uno.
    Pero el pasado fin de semana me encontré una información en el diario “El Mundo” en el que se identificaba el Foro como instrumento de articulación de los laicos de Cádiz en contra de la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Después encontré una noticia publicada en La Voz de Cádiz (1-Ag-07)en la que se indicaba que “Laicos Asidonia coordinará la objeción contra Educación para la Ciudadanía”.
    La verdad es que pienso que la misión del Foro no es erigirse en representante de un sector de los que en él participan. ¿Cómo se han sacado conclusiones en nombre del Foro (de todos los registrados)? ¿Quién y cómo ha decidido salir publicamente en ese sentido? ¿Es el Foro un instrumento de debate y elaboración colectiva - a la luz de la fe y la experiencia - o un organismo con estatutos, procedimientos de decisión, junta directiva, asamblea, etc. como corresponde para salir publicamente con una única opinión?
    He visto en la página principal del Foro, en lugar privilegiado, opiniones y enlaces contrarios a Epc. ¿Se haría lo mismo con opiniones y enlaces de sitios favorables?
    Gracias.

  35. Admin Says:

    Estimado NG:

    Antes de nada quisiera agradecerte tu interés y comentarte que el darse de alta en el bog y participar en él no da entrada al Foro de Laicos Asidonia, no todo el que participa en él pasa a ser miembro del Foro. Como por otra parte ocurre con todos los blog del mundo sea cual sea la institución que lo patrocine.

    En segundo lugar he estado repasando y no se donde aparece en el ¿Quién somos? “el foro es fundamentalmente un cauce de encuentro y debate desde la perspectiva y la experiencia vital y de fe de cada uno”, como comentas.

    Precisamente lo que comentamos en el quien somos es que el foro surge como respuesta a un contacto continuado de hombres y mujeres y que hemos “coincidido” en un deseo común (…) Esto significa que el foro somos personas que tenemos una idea común y que queremos hacer llegar a la sociedad.

    Dentro de este deseo está en concienciar a la sociedad y a nuestros gobernantes sea cual sea, que,”la educación debe preparar a las personas para gobernarse a si mismos y no a ser gobernados por los demás” (Spencer, Herbert), queremos contribuir desde el foro a que la educación no sea moneda de cambio ni instrumentos de ideologización política como en el pasado ocurría con regímenes totalitarios. Por ellos nos comprometemos a trabajar por los derechos fundamentales del niño/a y de sus padres en referencia a la educación:

    • El niño tiene derecho a recibir educación, que será gratuita y obligatoria por lo menos en las etapas elementales (Declaración universal de los derechos del niño 7)
    • El interés superior del niño debe ser el principio rector de quienes tienen la responsabilidad de su educación y orientación; dicha responsabilidad incumbe, en primer término, a sus padres. (Declaración universal de los derechos del niño 7)
    • “Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”. (Constitución Art. 27.3)

    Por tanto desde el Foro de Laicos nos postulamos en contra de la implantación obligatoria de la asignatura Educación para la Ciudadanía porque vulnera los derechos funamentales de los padres. Hay que recordar que en el auto de admisión a trámite el Tribunal Superior de Andalucía ve “indicios de vulneración de los derechos fundamentales” lo que demuestra que no andamos muy equivocados.

    Esto no significa, que no estemos de acuerdo con una asignatura que enseñe constitución, derechos humanos, educación cívica etc…, pero esta asigntura va mucho más lejos.

    Por lo tanto te invito a seguir participando de este blog que creo está siendo muy enriquecedor y donde tiene cabida cualquier perspectiva. Pero has de tener en cuenta que mientras no cambie la postura de la administración con respecto a la obligatoriedad de unos contenidos ideológicos y morales, la postura del foro será la que te comentaba anteriormente.

    Te reitero el agradecimiento por el interés prestado.

    Un afectuoso saludo.

  36. rom122 Says:

    Hola a tod@s:
    acabo de ver en elmundo.es el siguiente titular en portada “Pena de cárcel para unos padres por el absentismo escolar de sus hijos”.
    Interesante ¿verdad? En medio del debate sobre la asignatura “Educación para la Ciudadanía” y con las amenazas hacia los padres objetores de fondo, aparece esta noticia que, aparentemente, no tiene nada que ver con la cuestión pero que asusta bastante.
    El poder siempre actúa de la misma forma cuando quiere imponerse a la sociedad a la que debe servir: utiliza el miedo y la violencia.
    Más allá de las divergencias que podamos tener unos y otros sobre el tema, deberíamos estar de acuerdo al menos en que el debate fuera sincero en la búsqueda de lo mejor para los ciudadanos.
    Os invito a todos, estéis de acuerdo o no con la asignatura, a que manifestéis vuestro rechazo a estas maniobras que sólo quieren infundir miedo a los que quieren presentar la objeción de conciencia.

  37. sanjuan Says:

    dice Al: que franco murio cuando el tenia 10 años y que cantaba el cara al sol
    la verda lo me lo creo, yo tenia 20años cuando murio y desde los 9 -10 años ya no lo cantaba, catolico no se es por el hecho de estar bautizado, si no te gusta lo que dice tu Obispo no lo hagas DIOS te creo libre pero nunca contra tu Pastor. que por tu forma de hablar se te ve un poquito a quien votas.

  38. Al Says:

    rom122 … el diario El Mundo, no es que sea muy sospechoso de querer asustar a los padres objetores… y no veo nada malo en una noticia que diga que hay pena de cárcel para unos padres por culpa del absentismo de sus hijos. Lo que hace El mundo, en este caso es informar. ¿Te parecería bien que los medios no dijeran nada de que cuando alguien no cumple la ley, tiene que estar preparado para recibir la sanción que proceda? Los medios lo que hace es informar, y deben dejar claro que la objeción de conciencia no exime de las sanciones que hayan o no por el incumplimiento de la ley. Para ejemplo, tenemos lo que ocurrió con el Servicio Militar; a algunos le costó la cárcel , a otros la inhabilitación para realizar servicios públicos y otros tuvieron más suerte y no les sucedió nada.

  39. Al Says:

    Creo que NG confunde el foro de laicos de Asidonia (yo lo entiendo como una asociación) como con un foro de internet. Yo agradezco al administrador del foro que nos deje participar a personas que no pertenezcamos a él, entre otras cosas, porque, aún siendo católicos, en algunas ideas estamos a años luz. Pero esta es la grandeza de nuestra Iglesia, la diocesana y la Universal.

    Como dice la lectura de San Pablo a los Efesios de la misa de hoy:

    ‘Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que reina sobre todos, actúa a través de todos y vive en todos. ‘

    Es increíble lo que nos facilita internet para estar en contacto, debatir, conocer, la realidad de la diócesis, algo que hace diez o quince años, era impensable, nadie sabía que se vivía en otras parroquias.

    Nuestra diócesis es muy diversa; baste comparar la parroquia de la Asunción con la de las Nieves, o una cofradía con una comunidad neocatecumenal. Basta comparar este foro , donde el tema estrella (y hay más) para debatir es la EpC, y el foro de cofradías de Onda Jerez, donde el tema estrella es ‘la coronación de mi Virgen’.
    Así somos. Y como digo, agradezco la oportunidad que nos da a los católicos jerezanos, para expresarnos.

    Lo único que no me gusta, y no es problema de aquí, sino de internet mismo, es el tema de los nicks, que parece que uno está hablando con entes dispersos en el éter, en vez de con personas, pero bueno, es así.

    Buen fin de semana.
    Al (Alfonso) alfonso.saborido@gmail.com

  40. Al Says:

    San Juan, en el colegio de La Paz, en tercero y cuarto de EGB, yo he cantado el Cara al Sol y el Viva España alzad los brazos hijos del pueblo español que empieza a caminar… y no me acuerdo de más, pegadito a la tapia de la cárcel, en el mismo lugar donde conocí al Arzobispo de Sevilla, Cardenal Bueno Monreal que por entonces vino de visita, por aquellas fechas.
    Yo hay cosas de nuestro Obispo de ahora que no me gustan y cosas que sí, qué quieres. Lo siento , es así. Pero como católico, pues lo asumo. Pero, no por eso me tengo que callar. Y voto socialista, quédate tranquilo. Los católicos somos libres y votamos lo que creemos más adecuado y más cercano a la defensa de los intereses generales de los ciudadanos y de nuestra Fe.
    Hay muchas sensibilidades dentro de nuestra Iglesia, y debes aceptarla.
    Mira, hace varios años, en el Ayuntamiento de Jerez, cada grupo político, tenía un católico: del psoe no me acuerdo, pero el pp lo tenía, el de pacheco también e iu también.
    Cada cual vota en consecuencia, y en mi caso, es el PSOE el que me convence más.

  41. sanjuan Says:

    Al: Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecera a uno y amara al otro; o bien se entregara a uno y despreciara al otro.
    No podeis servir a Dios y al Dinero.

    Mt. 6,24

    Un Abrazo es jesucristo mi Señor

  42. rom122 Says:

    Al… hace algún tiempo leí que diariamente se generan en todo el mundo de cinco a seis mil noticias, entre las cuales se seleccionan solamente de ciento cincuenta a doscientas. ¿Qué criterios se utilizan para seleccionarlas? Sería ingénuo pensar que detrás de cada noticia que aparece en los medios de comunicación sólo hay información. También hay intencionalidad, intereses,… Por esto es necesario tener una actitud crítica ante los medios y ser conscientes de las pluralidad de visiones que puede haber al hablar del mismo tema.
    La noticia que apareció en elmundo.es, desde mi modesto punto de vista, es algo más que simple información, si atendemos al contexto en el que ha sido publicada: estamos en un debate de mucho calado cuando hablamos sobre la asignatura EpC y, desgraciadamente, hay muchos intereses en juego. Basta pensar en los negocios que están haciendo los promotores de esta asignatura, o en la dimensión política del debate, con los intereses de poder que están en juego.
    Por esto me parece muy importante no perder de vista lo fundamental: el derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones morales. Cualquier otro interés debe quedar al margen. Nos jugamos mucho.

  43. Al Says:

    Sí, Sanjuan es la lectura de mañana ¿y? Olvidas que el Concilio Vaticano II nos dijo a los católicos que participaramos en la vida pública… anda que no habemos católicos en partidos politicos , puf, … gracias por preocuparte por mí, pero sé en que sitio tengo a Dios, en que sitio a mi partido, a mis asociaciones y a cada cosa que hago :) distinto es que no te guste en el que esté, y te gustaría que estuviera en otro… pero bueno, eso es cosa personal de cada uno :)

  44. NEO Says:

    Estimados amigos:

    Estos días, entre papeles y miles de noticias que corren por Internet, me han llegado dos que creo que son muy interesantes. La primera y que os adjunto el enlace, creo que tiene mucho que ver con el derecho que estamos reclamando y es que se aplique en la escuela una verdadera “DEMOCRACIA EDUCATIVA” este enlace qunque es del ámbito sanitario, tiene mucho que ver. La otra para no confundir la paso en otra entrada. http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=9123

    Un abrazo a tod@s.

  45. NG Says:

    Efectivamente, siento el malentendido.
    Mi interpretación de lo que es el Foro puede que esté condicionada por el significado habitual, hoy en día, en Internet y por una de las definiciones más comunes que para la palabra foro que recoge el Diccionario de la Academia y que literalmente dice: “Reunión para discutir asuntos de interés actual ante un auditorio que a veces interviene en la discusión.”

    Os definís como una Asociación u Organización, de acuerdo. Aunque, la verdad, tampoco aparece muy claro esa idea en las secciones “¿QUIENES SOMOS?” o “EDITORIAL”. En cualquier caso, lo importante es lo que podemos compartir, la idea final, lo que expresáis como: “…hemos descubierto que todos tenemos un deseo común, que no es otro que el de hacer llegar a todo los hombres y mujeres la luz del Evangelio, que un día se nos dio a nosotros como un gran regalo…” y, también, “hemos aceptado este importante reto que nos es otro que desde la unida de acción y desde nuestra especificidad, afrontar desde este foro de laicos los desafíos que la sociedad actual nos propone y arrojar así una luz de esperanza a los hombre y mujeres que son nuestros contemporáneos y que día a día nos acompañan”.

    Por eso, desde esa óptica y con ánimo de construir juntos, me gustaría conocer algo más del Foro, como organización y/o asociación: ¿Cuáles son sus objetivos más específicos y finalidades? ¿Cómo se organiza… existe una Junta Directiva u Organo Rector? ¿Cómo se toman las decisiones colectivas como la de oponerse radicalmente a “Educación para la Ciudadanía” y aglutinar a todos los padres gaditanos que objetan (así lo he visto en la prensa)? ¿Nació ya el Foro con esta idea concreta o se incorporó después?
    En mi modesta opinión se pueden compartir esos principios a los que me refería más arriba (deseo común… reto…) sin estar en contra de “Educación para la Ciudadanía”. Eso nos ocurre a muchos cristianos.

    Un abrazo a todos y todas.

    NG

  46. Admin Says:

    Estimado NG:

    Antes de nada quiero aclararte que nosotros NO nos oponemos “radicalmente” a la Educación para la Ciudadanía, estamos en contra de “esta” interpretación de la asignatura que no sólo contiene lo que recomienda la Unión Europea, sino una gran catidad de contenidos que para “nada” aparece en la recomendación que emitió en 2002 en su comité de ministros.

    Creo que si nos consideramos demócratas tenemos que hacer un análisis riguroso de la realidad que creo que hasta ahora no hacéis la mayoría de los que os mostrais a favor de “esta” asignatura que se impone en España que por otro lado respeto vuestra postura tremendamente.

    ¡YO SI QUIERO EDUCACIÓN EN VALORES BASADOS EN LA CONSTITUCIÓN!
    ¡SI QUIERO EDUCACIÓN EN LOS DERECHOS HUMANOS FUNDAMENTALES COMO CONQUISTAS DE LA HUMANIDAD!
    ¡SI QUIERO EDUCACIÓN CÍVICA!
    (ESTO ES LO QUE RECOMIENDA LA UNIÓN EUROPEA)

    ¡NO A LA IMPOSICIÓN DE UNA MORAL DE ESTADO!
    ¡NO A LA IMPOSICIÓN DE UNA FILOSOFÍA DEL HOMBRE QUE NO COMPARTO, AUNQUE RESPETO!
    (ESTO NO LO RECOMIENDA LA UNIÓN EUROPEA, DE HECHO EXCEPTO EN RUMANÍA NO APARECE EN NINGUNA ASIGNATUTA DE LOS PAISES DE LA UNIÓN EUROPEA)

    Hay que recordar que el TSJA ha admitido a tramite el recurso de los padres por “posible vulneración de los derechos fundamentales” y del 27.3 de la constitución, a pesar de las artimañas “poco democráticas” de la Junta de Andalucía que demuestra poco peso agumentativo intentando involucrar a la editoriales afines. ¡Aquí se demuestra el verdadero criterio de Ciudadanía que algunos tienen!
    ¡Nosotros desde el foro reclamamos una verdadera DEMOCRACIA EDUCATIVA! sin manipulciones interesadas ni partidistas.

    Por otro lado comentarte que el Foro de Laicos es una realidad, que surge hace un año del compromisos de algunos hombres y mujeres por ayudar a una sociedad, para hacerla mejor, más justa y democrática. Comenzamos apoyando y promocionando algunas actividades sobre todo sociales.
    La desprotección por parte del estado, frente al derecho que ampara a los padres de poder elegir la educación de sus hijos, hace que padres y madres de la provincia de Cádiz acuda a nosotros a pedrinos que le prestáramos ayuda y asesoramiento. Esta es lo que se llama una real participación cívica y ciudadana que tanto pregonan nuestros políticos, pero de la que tan poco gustan si los postulados que se defienden van en contra de los de su partido.
    La fuerza de esta iniciativa viene precisamente de ciudadanos de a pie sin apenas estructuras que se coordinan de forma rápida mediante las nuevas herramientas de la sociedad de la información y que defiende sus derechos de “forma legal” pero esto históricamente asusta mucho a las instituciones.

    Lo cierto es que a nivel nacional nos estamos coornidando más de 50 asociaciones y plataformas que no nos conocemos personalmente, pero que tenemos una gran certeza y es que nos ampara la Contitución y el Estado de Derecho.

    Perdona NG el ladrillo, pero espero haberte aclarado algo.

    Un abrazo.

  47. Nebi Says:

    ¿Qué os ha parecido el “edificante” videoclip de Juventudes Socialistas para apoyar la asignatura EpC? Todo un alarde de educación cívica y democrática, ¿eh? Esa es la ideología fundamentalista y dictatorial que subyace detrás de este proyecto. Desgraciadamente hay muchas personas bienintencionadas que han caído en las redes de esta orientación claramente lesiva para nuestra democracia (hay muchas otras medidas adoptadas en la misma dirección) bajo el disfraz de unas palabras amables al oído pero vacías de contenido. No olvidemos que este gobierno ha manifestado su intención de hacer “pedagogía” sobre el pueblo español. Pero bueno, ¿quiénes se han creído que son? A mí no me tiene que educar ningún gobierno. Que se limite a gobernar y punto.

  48. Admin Says:

    Estimado Neby:

    Aunque el video me resulta triste, desde el punto de vista de lo que defendemos me parece estupendo el vídeo, y sobre todo por tres razones:

    1.- Mientras los padres desde un escrupuloso respeto y sin ofensas a nadie, estamos utilizando los medios que nos da el ESTADO DE DERECHO para defender nuestros derechos que se conculcan en esta asignatura, el gobierno se dedica a amenazar a nuestros hijos, a los padres y a preparar su particular “teatrito”. Ahí se demuestra el concepto de ciudadanía que tienen y además demuestran el respeto a la sociedad plural, y a la diversidad.

    2.- Con esta iniciativa demuestran que no se enteran de nada y andan con el objetivo un poco distraído. Mientras andan dándoles cera a los Obispos y al PP, los que de verdad llevamos esta oposición a la asignatura que somos los padres y madres, estamos bastante tranquilos y seguimos contactando con más padres y colegios para informar sobre la asignatura y se siguen sumando objeciones.

    3.- Como queremos y deseamos con esta “chorradita” de video sigue el debate en la calle, la gente se lee los decretos, los libros de textos, nos piden información y se dan cuenta de la intromisión del gobierno en la tarea educativo que solo corresponde a nosotros los padres.

    Entre la semana pasada y esta el foro de laicos asidonia se ha reunido con padres y madres de el colegio Javier Uriarte en el Puerto, de las Carmelitas de San Fernando, con más de 150 padres y madres en Cádiz que contamos con gente de profesionales por la ética, con al menos 50 padres y madres de la compañia de María, con padres y madres del Colegio del Pilar y ayer estuvimos en un debate en Cádiz en el centro laico.

    Este teatrito del Psoe los retrata perfectamente.

    Un abrazo.

  49. Teresa Says:

    Hola a todos, enhorabuena por la iniciativa de participación ciudadana. Esto si que es Educación para la Ciudadanía, personas que participan en un foro y dan sus argumentos y no este bodrio de asignatura.
    El vídeo de JJSS es perfecto, una obra maestra, ahorra muchas charlas en favor de la objeción a la asignatura: los estereotipos, la división entre buenos y malos, el adoctrinamiento y la ideologización, la evaluación de los alumnos según su compromiso social y político, (este último es un criterio de evaluación del borrador de bachillerato, no os lo perdáis). Vamos, que hasta ABC y EL Mundo han reconocidoen sus editoriales que el vídeo da la razón a los detractores de la asignatura.

  50. Teresa Says:

    Veo en este foro que subsisten los mitos gubernamentales en torno a la asignatura Educación para la Ciudadanía. El problema no está en los libros ni en los contenidos, sobre los que podemos debatir si queréis, el problema sobre todo es que El Estado y el gobierno de turno se arroga el derecho a educar en valores que no son constitucionales sino que pertenecen al ámbito personal y familiar. Y yo puedo querer que a mis hijos les eduquen en valores, naturalmente, pero dónde yo quiera y con el proyecto educativo que yo elija, no con el que el Gobierno me imponga. No puede imponerse a todos unas determinadas creencias y la asignatura pretende hacerlo al hablar de jerarquía de valores, identidad personal, los interrogantes del ser humano, la diversidad afectivo sexual…¿Alguien me puede decir en qué artículo de la Constitución aparecen estos asuntos? Porque suena a clase de moral

  51. Al Says:

    La EpC no impone ni creencias ni moral. Y en todo caso, no es la asignatura, es el profesor que la imparte quien tiene la última palabra al igual que la tiene en la Historia, la Física o la Lengua.

    En la EpC no se habla de valores morales. Se habla de valores cívicos que emanan de nuestra Constitución; es deber del Estado educar e informar a toda la ciudadanía que cuáles son dichos valores.

    Estos artículos de la Constitución Española de 1978 y del Estatuto de Autonomía andaluz, pueden servir como ejemplo. Y atención, son valores cívicos, no morales.

    Art. 10. La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social.

    Art. 14. Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

    Artículo 27
    1. Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.

    2.La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales.

    Artículo 32
    1.El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica.

    Artículo 39
    1. Los poderes públicos aseguran la protección social, económica y jurídica de la familia.

    2. Los poderes públicos aseguran asimismo, la protección integral de los hijos, iguales éstos ante la ley con independencia de su filiacion, y de las madres, cualquiera que sea su estado civil. La ley posibilitará la investigación de la paternidad.

    3.Los padres deben prestar asistencia de todo orden a los hijos habidos dentro o fuera del matrimonio, durante su minoría de edad y en los demás casos en los que legalmente proceda.

    Artículos referidos en el Estatuto de Autonomía para Andalucía.

    Artículo 14. Prohibición de discriminación

    Se prohíbe toda discriminación en el ejercicio de los derechos, el cumplimiento de los deberes y la prestación de los servicios contemplados en este Título, particularmente la ejercida por razón de sexo, orígenes étnicos o sociales, lengua, cultura, religión, ideología, características genéticas, nacimiento, patrimonio, discapacidad, edad, orientación sexual o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. La prohibición de discriminación no impedirá acciones positivas en beneficio de sectores, grupos o personas desfavorecidas.

    Artículo 15. Igualdad de género

    Se garantiza la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en todos los ámbitos.

    Artículo 16. Protección contra la violencia de género

    Las mujeres tienen derecho a una protección integral contra la violencia de género, que incluirá medidas preventivas, medidas asistenciales y ayudas públicas.

    Artículo 17. Protección de la familia

    1. Se garantiza la protección social, jurídica y económica de la familia. La ley regulará el acceso a las ayudas públicas para atender a las situaciones de las diversas modalidades de familia existentes según la legislación civil.

    2. Todas las parejas no casadas tienen el derecho a inscribir en un registro público sus opciones de convivencia. En el ámbito de competencias de la Comunidad Autónoma, las parejas no casadas inscritas en el registro gozarán de los mismos derechos que las parejas casadas.

    Artículo 18. Menores

    1. Las personas menores de edad tienen derecho a recibir de los poderes públicos de Andalucía la protección y la atención integral necesarias para el desarrollo de su personalidad y para su bienestar en el ámbito familiar, escolar y social, así como a percibir las prestaciones sociales que establezcan las leyes.

    2. El beneficio de las personas menores de edad primará en la interpretación y aplicación de la legislación dirigida a éstos.

    Artículo 19. Mayores

    Las personas mayores tienen derecho a recibir de los poderes públicos de Andalucía una protección y una atención integral para la promoción de su autonomía personal y del envejecimiento activo, que les permita una vida digna e independiente y su bienestar social e individual, así como a acceder a una atención gerontológica adecuada, en el ámbito sanitario, social y asistencial, y a percibir prestaciones en los términos que establezcan las leyes.

    Artículo 20. Testamento vital y dignidad ante el proceso de la muerte

    1. Se reconoce el derecho a declarar la voluntad vital anticipada que deberá respetarse, en los términos que establezca la ley.

    2. Todas las personas tienen derecho a recibir un adecuado tratamiento del dolor y cuidados paliativos integrales y a la plena dignidad en el proceso de su muerte.

    Artículo 21. Educación

    1. Se garantiza, mediante un sistema educativo público, el derecho constitucional de todos a una educación permanente y de carácter compensatorio.

    2. Los poderes públicos de la Comunidad Autónoma de Andalucía garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones. La enseñanza pública, conforme al carácter aconfesional del Estado, será laica.

    Los poderes públicos de la Comunidad tendrán en cuenta las creencias religiosas de la confesión católica y de las restantes confesiones existentes en la sociedad andaluza.

    3. Todos tienen derecho a acceder en condiciones de igualdad a los centros educativos sostenidos con fondos públicos. A tal fin se establecerán los correspondientes criterios de admisión, al objeto de garantizarla en condiciones de igualdad y no discriminación.

    4. Se garantiza la gratuidad de la enseñanza en los niveles obligatorios y, en los términos que establezca la ley, en la educación infantil. Todos tienen el derecho a acceder, en condiciones de igualdad, al sistema público de ayudas y becas al estudio en los niveles no gratuitos.

    5. Se garantiza la gratuidad de los libros de texto en la enseñanza obligatoria en los centros sostenidos con fondos públicos. La ley podrá hacer extensivo este derecho a otros niveles educativos.

    6. Todos tienen derecho a acceder a la formación profesional y a la educación permanente en los términos que establezca la ley.

    7. Las universidades públicas de Andalucía garantizarán, en los términos que establezca la ley, el acceso de todos a las mismas en condiciones de igualdad.

    8. Los planes educativos de Andalucía incorporarán los valores de la igualdad entre hombres y mujeres y la diversidad cultural en todos los ámbitos de la vida política y social. El sistema educativo andaluz fomentará la capacidad emprendedora de los alumnos, el multilingüismo y el uso de las nuevas tecnologías.

    9. Se complementará el sistema educativo general con enseñanzas específicas propias de Andalucía.

    10.Las personas con necesidades educativas especiales tendrán derecho a su efectiva integración en el sistema educativo general de acuerdo con lo que dispongan las leyes.

    ——-

    Esta es la Ley por la que nos regimos, y que al igual que nos otorgan derechos por los que muchos ciudadanos y ciudadanas del mundo mueren cada día, también nos obliga a cumplirla. Es la base de la convivencia. Son valores cívicos, que por otra parte, el sentido común nos hace estar de acuerdo.
    También los católicos, compartimos estos valores cívicos reflejados en nuestra Constitución.

    El Estado debe, por indicación de la misma CE, el Estatuto de Autonomía Andaluz, y las directivas de la UE, hacer llegar esta información a todos los ciudadanos, y en especial, a los que se están educando; por eso es necesaria la EpC.

    Para muestra, un botón. Los hijos son hijos de sus padres. Pero no son de su propiedad, porque a pesar de ser niños, son seres humanos individuales. El padre y la madre no pueden hacer de ellos lo que quieran, como es lógico pensar.
    Ejemplo 1: Un padre educa a su hija en sus ‘valores morales’, que pudieran ser: la mujer es un ser distinto del hombre y con distintos derechos, por lo que tú, como mujer te harás cargo de las faenas del hogar.
    Ejemplo 2: Una madre que sólo entiende el modelo de familia nuclear le explica a su hijo, que su compañero no vive en una familia normal porque su madre es madre soltera, y que no le aconseja que juegue con él por sus malas influencias.

    Ejemplo 3: Un padre, Testigo de Jehová, le niega a su hijo la necesidad de las transfusiones de sangre para salvar vidas y el gran acto que es donar sangre, que le ha sido explicado al niño en la asignatura Educación para la Ciudadanía, por un médico invitado por el profesor.

    Como no me podréis negar, estos niños ejemplo, tienen el derecho a recibir una educación en valores cívicos, para que comprendan que lo que sus padres piensan ni es la verdad absoluta ni tiene por ser lo únicamente bueno. Y en estos ejemplos, está claro que es perjudicial para el niño.

  52. Al Says:

    Un buen artículo del teólogo José María Castillo, para reflexionarlo.

    La Iglesia y la Ciudadanía
    José Mª Castillo
    El 26 de agosto de 1789, la Asamblea Nacional francesa aprobó la “Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano”. El 26 de agosto de 1790, el papa Pío VI dijo en un consistorio de cardenales: “Por los decretos que han sido publicados por la Asamblea nacional, la religión misma es atacada y ha sido herida, los derechos de la Santa Sede han sido usurpados, los tratados y acuerdos han sido violados”.
    Poco después, Pío VI ratificaba su condena en el Breve “Quod aliquantulum”. Esta postura papal se mantuvo firme durante todo el s. XIX. De forma que, en 1878, León XIII, en su encíclica “Quod Apostolici”, se quejaba de que los socialistas se atrevían a decir que “todos los hombres son por naturaleza iguales”. Porque, a juicio del papa, “la desigualdad en derechos y en poderes dimana del mismo Autor de la naturaleza”, ya que sólo así “la razón de la obediencia se hace fácil y nobilísima”. De ahí que Dios mismo “constituyó en la sociedad civil diversos órdenes diferentes en dignidad, derechos y poderes”. El papa siguiente, Pío X, en la encíclica “Vehementer Nos”, dijo: “En la sola jerarquía reside el derecho y la autoridad necesaria para promover y dirigir a todos los miembros hacia el fin de la sociedad. En cuanto a la multitud, no tiene otro derecho que el dejarse conducir y dócilmente seguir a sus pastores”.
    Las ideas de los papas del s. XIX habían sido difundidas y argumentadas por los grandes defensores de la potestad papal. De ellos, cabe destacar a Louis Bonald, Joseph de Maistre y La Mennais, en Francia, Karl Ludwig von Haller y Friedrich von Hurter, en Alemania, Donoso Cortés, en España. Todos ellos, salvo La Mennais, fueron laicos y vinculados a la nobleza. Por lo visto, las clases altas de la sociedad no aceptaron los principios de la “Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano”. Para defenderse de semejante peligro, vieron la mejor muralla en la exaltación de la potestad papal. De La Mennais es esta argumentación: “Sin papa no hay Iglesia; sin Iglesia no hay cristianismo; sin cristianismo no hay sociedad, de suerte que la vida de las naciones europeas tiene su fuente, su única fuente, en el poder pontificio”. Más tajante fue el razonamiento de J. De Maistre que escribía a Luis XVIII: “Recuerde con frecuencia esta cadena de razonamientos: no hay moral pública ni carácter nacional sin religión, no hay religión europea sin cristianismo, no hay cristianismo sin catolicismo, no hay catolicismo sin papa, no hay papa sin la soberanía que le pertenece”. Y el mismo de Maistre insistía en su obra fundamental “Du Pape”: “Sin el Sumo Pontífice no hay verdadero cristianismo”, “el verdadero cristianismo reposa enteramente sobre el Sumo Pontífice”.
    Este pensamiento alimentó a papas, obispos, clérigos y fieles católicos hasta el final de la segunda guerra mundial. De ahí que cuando, el 10 de diciembre de 1948, la ONU aprobó la Declaración Universal de los derechos humanos, el Vaticano, al menos públicamente, no se hizo eco de tal acontecimiento. Pocos días después, el 24 de diciembre, Pío XII en su mensaje navideño, se lamentaba de las “insidias y peligros” que afectaban a todos los pueblos. Pero no hizo ni la más ligera alusión a la Declaración de la ONU, uno de los acontecimientos más positivos de todo el s. XX. Fue a partir de Juan XXIII cuando se produjo un giro decisivo en la postura de la jerarquía eclesiástica. Desde entonces, el concilio Vaticano II, papas y obispos han insistido en la importancia de los derechos humanos. La enseñanza de la Iglesia ha llegado a formulaciones excelentes en este sentido. Y así lo demuestra la abundante documentación publicada en dos excelentes libros por R. M. Martino y G. Flibeck.
    El problema que tiene la Iglesia, en lo que respecta a los derechos de los ciudadanos, es que habla de una manera y actúa de otra. Ningún obispo de ahora dice lo que escribieron León XIII o Pío X. Pero es significativo que la misma Iglesia que elogia teóricamente la Declaración de los derechos humanos, de 1948, no ha suscrito todavía los dos Pactos Internacionales, firmados el 16 de diciembre de 1966, en Naciones Unidas, por los que los Estados (también el Vaticano) tendrían que haberse comprometido legalmente al cumplimiento de la Declaración.
    ¿Qué le pasa a la Iglesia con la ciudadanía? Una cosa salta a la vista: la Iglesia se entiende bien con los “creyentes”, pero no encuentra su sitio entre los “ciudadanos”. Los problemas que tienen los obispos con la asignatura de educación para la ciudadanía se comprenden a partir de la convulsa historia que la Iglesia viene arrastrando desde la Ilustración. En el fondo, la Iglesia no acaba de aceptar la sociedad laica y el Estado no confesional. Le pasa en esto lo que le ocurre con los derechos humanos. Los acepta en teoría, pero tiene problemas para ponerlos en práctica. Por ejemplo, el derecho a la igualdad entre hombres y mujeres. La teología católica, tal como se enseña actualmente, no puede aceptar ese derecho. La sociedad ha evolucionado con más rapidez que la religión. Y la religión, amenazada como se ve, se resiste a aceptar que, en el ámbito de lo civil y de lo laico, ella no tiene la última palabra, como la ha tenido durante siglos. El problema está en que la historia, y con ella la sociedad, siguen adelante. La Iglesia no va a detener ese avance. Por eso lo mejor que puede hacer es centrarse en el fiel cumplimiento del Evangelio y no decir cosas que se van a enjuiciar como ahora enjuiciamos lo que los papas decían hace dos siglos. Pero ya no van a hacer falta dos siglos para que todo el mundo piense que lo que los obispos dicen ahora de la asignatura de educación para la ciudadanía tienen el mismo peso que tenían las condenas de Pío VI contra los derechos del ciudadano.

  53. Al Says:

    Sugerencia al Administrador.
    ¿Habría alguna posibilidad de que se pusiera la opción de adjuntar archivos a los comentarios? Es para no hacerlo tan engorroso que pongamos nuestra opinión personal y luego un documento de tres hojas pegados detrás, por ejemplo.
    Gracias por el servicio, un saludo, Alfonso.

  54. Admin Says:

    Estimado Alfonso:

    Estamos estudiando la manera de poder enviar un correo de confirmación de la entrada y la forma de adjuntar ficheros, pero este formato de blog es un poco rígido y de momento no vemos la forma. Además estamos estudiando otros blog por si encontramos alguno que nos lo permita. En cuanto lo encontremos os avisamos. Mientras tanto disculpa las molestias.

    Un afectuoso saludo.

  55. NEO Says:

    Estimado Alfonso:

    Es curioso que que pongamos como ejemplo la declaración de los derchos del hombre que como sabes venía y dió pié al primer y mayor genocidio de una sociedad se supone ilustrada. Sabes que la oposición de la Iglesia a esa declaración no vino porque no reconocía los derechos del hombre vino en primer lugar porque la misma reconocía derechos, pero ningún deber, porque no reconocía el ser espiritual de los ciudadanos y obligaba por decreto a que el estado fuera laico, y además presentó una persecución a la Iglesia sin parangón (como está ocurriendo en la actualidad). Yo creo en un estado aconfesional, pero no laico y eso es perfectamente constitucional y eso es lo que no respeta el laicismo. De aquellos polvos vienen estos lodos y nos encontramos con una Francia desestructurada, xenófoga, racista y con unos problemas de convivencia que no tiene ningún estado moderno, en definitiva una Francia sin ALMA. Esto no lo digo yo, sino sus propios dirigentes y los acontecimientos de los últimos años lo demuestran.

    Compruebo que los laicistas siguen teniendo el mismo problema y lo demuestras en tu opinión anterior, no consideráis a los cristianos ciudadanos y pensais que para ser ciudadano hay que dejar de ser crsitiano y no puedes opinar como crsitiano y de ahí viene la intolerancia de los laicistas es que son incapaces de ver que la visión de la vida del hombre son distintas para el laicista y para el cristiano pero pueden y deben convivir. Lo que ocurre es que a todos nos quereis imponer una forma de vida que no compartimos y eso se llama no respetar la divesidad. (El video de la JS lo demuestra).

    Además con una arrogancia y un orgullo propio de la revolución francesa, el laicista piensa que es el paradigma de la igualdad, la tolerancia y los derechos humanos, a la vez apoya actualmente regímenes dictatoriales que pisotean los derechos humanos por el hecho de compartir sus propia ideas. (China, Cuba, Corea, Venezuela, etc…)

    Sólo recordar que la Iglesia católica antes de que las sociedades ni siquiera reconocieran a la mujer, ya había nombrado a varias mujeres doctoras de la Iglesia y Santas y ese reconocimiento signifiacaba que eran ejemplos a seguir y a copiar por hombres y mujeres, pero los laicista esa parte de la historia la cortan y no les interesa, ellos en vez de reconocer la igualdad y la complementariedad quieren imponer la uniformidad y eso no es lo mismo.

    Ya termino diciendo que los laicistas con Azaña a la cabeza fueron los que impidieron votar a la mujer en los años 30, que se lo pregunte a Clara Campoamor de la cual se quiere apropiar algunos sectores laicistas los cuales en su día discrminaron por ser mujer y decir que estaban influidas por la Iglesia.

    Un abrazo.

  56. Al Says:

    Estimado NEO, leo tu post y no puedo estar contigo de acuerdo. En cuánto a la Iglesia y la Declaración de los Derechos Humanos, es interesante leer un texto del teólogo José María Castillo. No lo voy a pegar aquí, pero se puede ver en http://www.sedos.org/spanish/castillo.htm
    Considero que el laicismo es bueno para nuestra sociedad y también para nuestra Iglesia. No creo que los problemas de Francia de xenofobia, racismo, etc… vengan del laicismo en sí. A mí entender, son provocados por la manera de gobernar de la derecha en nuestro país vecino. Basta escuchar las declaraciones del presidente Sarkozy y ver sus actitudes.
    El Evangelio de Jesús es tan potente, y las personas que hacemos, que construimos la Iglesia tenemos tanta fuerza, que no necesitamos del resorte ni la ayuda de ningún Estado para llevar la Palabra de Dios.
    Estando como estamos ahora, vivimos cómplices y dependientes de los Estados, y con eso no puedo estar de acuerdo.
    Hablas de la intolerancia de los laicistas. Bueno, ¿no crees que en nuestra Iglesia no estamos en condiciones de dar muchas lecciones de tolerancia?
    Nosotros mismos nos convertimos en intolerantes cuando intentamos llevar nuestra Fe por la fuerza, y eso, eso no puede ser.
    No se puede generalizar con el laicista. Yo mismo defiendo el laicismo y soy católico Y como yo, muchos. Claro que hay defensores del laicismo que defienden regímenes que no respetan los derechos humanos, como bien dices, Cuba, Venezuela, etc… Pero también tenemos católicos que tampoco lo respetan: dígase Pinochet en Chile o nuestro mismo Franco, que lo era ‘por la gracia de Dios’, con el beneplácito de la Iglesia de la época. No todos somos iguales.
    El vídeo de JS sólo es un acto político dentro de una precampaña. Hace una visión satírica de la sociedad. Forma parte del juego político. Eso sí, como lo ha hecho el PSOE, obviamente, para la derecha, pues está mal. También nosotros desde nuestra Iglesia, por ejemplo a través de la COPE, soltamos una ristra de insultos diarios a diestro y siniestro, y entonces nadie dice nada. Callamos. Y se está pidiendo desde ahí, incluso la abdicación del Rey. Pero eso no está mal. Lo que hace el PSOE, sí. Lo que hace el resto, no.
    No es un buen ejemplo de tolerancia y respeto. Ya te digo, que no estamos en nuestra Iglesia en muchas condiciones de dar ejemplo. En estos temas. En otros temas, sí somos ejemplo, por supuesto.
    Es verdad que la Iglesia reconoció antes que otras sociedades a la mujer, a través de la santidad y las Doctoras. Dentro de poco celebramos el día de la gran Teresa de Avila. Pero eso sí, las reconoció después de fallecidas.
    El papel de la mujer en la Iglesia es otro tema muy largo para discutir. Y es el claro ejemplo del machismo imperante (y de intolerancia) dentro de nuestra Casa. (Imagina que haces una asociación en la que en algún punto de sus estatutos, prohíbe a las mujeres hacer cualquier cuestión por el mero hecho de ser mujer, a ver que te dicen en el Registro de Asociaciones) Pero tiempo al tiempo, dentro de no muy poco, veremos mujeres diáconos. Hoy dan de comulgar, leen en las Misas, pero yo considero que son tan capaces como nosotros los hombres de hacer exactamente lo mismo, porque también son hijas de Dios. Claro, alguien dirá que Jesús no las eligió para apóstoles, pero es que hace dos mil años, en Israel, había una situación muy distinta.
    En cuanto a lo que hizo la izquierda con las mujeres en la II República fue un error, las discriminó porque sabían que iban a votar a las derechas, como así fue. Pero la izquierda, a través de la historia de España, ha sabido recuperarse y asimilar la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, otros todavía, no.
    De todas formas, considero el debate sobre laicismo en España innecesario. Tanto hablar de laicismo cuando aquí, no lo hay. Y hay que decirlo claramente, porque se intenta desde algunos sectores de confundir a los ciudadanos, para meterles miedo de que si no se vota PP, se acaba la religión. En España, no hay laicismo.
    Y a las pruebas me remito:
    Los católicos podemos elegir dar religión católica en los colegios públicos. Con profesores que cobran del presupuesto público, elegidos por el obispo de su diócesis, y sin tener que aprobar una oposición donde demuestren su capacidad.
    El estado español subvenciona con dinero público el arreglo de muchos edificios de la Iglesia Católica.
    En España, se puede manifestar libremente la fe en las calles en cualquier momento, sin tener en cuenta las molestias que se le pueda ocasionar a otros ciudadanos. (por ejemplo, procesiones).
    Los ciudadanos pueden optar en su declaración de la renta en dedicar una parte de sus impuestos a la Iglesia Católica.
    Las bodas hechas en nuestra Iglesia son válidas para el registro civil.
    Los colegios privados católicos son subvencionados por el Estado y autorizados a dar clases como los públicos.
    Los hospitales católicos se conciertan y son sostenidos con dinero público, también.
    Y podría seguir, pero no se me ocurre nada más.
    bueno, sí, éste último: el consejo de unión de hermandades de Jerez da a cada hermandad 6000 euros obtenidos de los beneficios de la puesta de sillas y palcos en la Semana Santa de Jerez. Sin comentarios.
    ¿No será que lo que hay en realidad no es miedo al laicismo, si no miedo a determinados grupos dentro de nuestra Iglesia de perder poder?

    Como diría aquél, this is the question.
    Un saludo.

    Alfonso.
    http://36norte6oeste.blogspot.com/

  57. NEO Says:

    Hola a tod@s:

    Ahí va otro ejemplo de ciudadanía.

    http://www.abc.es:80/20071009/nacional-nacional/cargo-junta-andaluza-concede_200710090248.html

    Saludos.

  58. NEO Says:

    Hola de nuevo:

    “Dicen desde el ministerio que sólo han recibido una objeción de conciencia” esto es de película. Pinchad el sigueinte enlace.
    http://www.analisisdigital.com/Noticias/Noticia.asp?id=24677&idNodo=-3

    Saludos.

  59. NEO Says:

    Hola de nuevo:

    Esta noticia me parece muy interesante de cara a este debate de la EPC. Mirad lo que dice el tribunal Europeo de derechos humanos.

    http://www.analisisdigital.com/Noticias/Noticia.asp?id=24687&idNodo=-3

    Saludos.

  60. Nebi Says:

    hola

  61. NEO Says:

    Hola a tod@s:

    Además de los casos de Dinamarca, Grecia y Holanda, dos nuevos casos similares al nuestro nos cargan de razón, e indican que los padres estamos bien encaminados. Ahí lo transcribo.

    Saludos.

    AFIRMA QUE LOS ESTADOS MIEMBROS TIENEN QUE RESPETAR EL DERECHO DE LOS PADRES A EDUCAR MORALMENTE A SUS HIJOS

    El Tribunal de Estrasburgo respalda a los objetores de la nueva materia de la LOE

    Redacción - 20/10/2007
    Dos recientes sentencias del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo dan la razón a los padres que reclaman el derecho a educar a sus hijos conforme a sus convicciones morales y religiosas. En ambas sentencias, Estrasburgo recuerda que los estados miembros del Consejo de Europa tienen obligación de ser “neutrales” y respetar el derecho de los padres a educar a sus hijos “conforme a sus convicciones morales y religiosas”

    La sentencia más reciente, de 9 de octubre de 2007, hace referencia al contencioso entre unos padres alevitas .una rama del Islam- con el Estado turco por la asignatura Cultura, Religión y Ética (Caso Hasan y Eylem Zengin vs. Turquía).

    Aunque la Constitución turca establece la obligación del Estado de supervisar la formación moral y religiosa (art. 24), también contempla la libertad religiosa y de conciencia. La Ley Educativa vigente señala el laicismo como la base de la educación turca. Así que Estrasburgo entiende que además de las excepciones judías y cristianas contempladas por el gobierno turco a la polémica asignatura, el Estado debe respetar también la excepción en el caso de los alevitas.

    La segunda, del 29 de junio de 2007, se refiere a la demanda de unos padres de la Asociación Humanista Noruega contra la imposición de la asignatura Cristianismo, Religión y Filosofía (caso Folguero y otros vs. Noruega).

    El Tribunal Europeo de Derechos Humanos entiende que aunque Noruega sea un Estado confesionalmente luterano debe permanecer “neutral” en materia educativa en respeto al derecho de los padres a educar moral y religiosamente a sus hijos. Estrasburgo argumenta la obligación de la excepción total en la libertad religiosa consagrada en el art.2 de Constitución noruega.

  62. rom122 Says:

    Hola a tod@s:
    creo que el próximo jueves a las 20,00 h. hay un debate sobre la asignatura EpC, organizada por el Ateneo de Cádiz, en su sede en calle Ancha. No tengo más datos.
    Si alguien sabe más sería bueno que completara la información por si alguien quiere asistir.
    Saludos.

  63. rom122 Says:

    La libertad en el orden natural, es el don más sagrado del hombre. Libertad para vivir según la luz natural,es decir la razón. Faro que en este bosquejo mundo nos ilumina discerniendo hacia el camino de la felicidad del hombre.Ayudandonos a conocer la bondad de los elementos naturales con los que convive y se relaciona por cierta analogia y a consecución de la interación con los otros perfeccionando y profundizando su dimensión social. Eso sí, siempre marcando las pautas de la razón. Así la razón nos hace descubrir, como una luz, el misterio del hombre y tantas incognitas de su existencia en la relación con el mundo y los otros. Es así como se va descubriendo la verdad y la bondad del ser hombre con una cierta felicidad como confirmadora del justo ensamblaje del hombre. Pero este en la busqueda de sus misterio aún haya un vació. El hombre se descubre así mismo como algo por encima de toda relación, que es un ser espirtual y por tanto no sólo materia. Tiene una relación con EL OTRO, SER TRASCENDENTE, desde el cual se ilumina todo su Misterio, y desde el que descubre los enigmas de su existencia. El hombre es un ser religioso.Tiene una dimensión religiosa. Es a través de la trascendencia donde la libertad haya un espacio mayor de realización y la verdad buscada es gustada y así el hombre descubre, en una síntesis de libertad,verdad y bondad, LA BELLEZA. La libertad encuentra su plenitud en la realización de la verdad, que ya tiene en sí misma, como semilla en la luz de la razón, y que se realiza en la busqueda y posesión de ella misma. Esta verdad es necesaria para la solidez de la personalidad y para la posesión de la felicidad de sí mismo y para con los demás(otros). La bondad nace de esta verdad se descubre,realiza y desarrolla en ella.acrecienta la bondad. Por ello no hay bondad sin verdad, ni verdad sin bondad. Siempre caminan juntas. Por ello la verdad exige valores universarles válidos en todo momento y en todo lugar. La verdad es Universal. Y estos valores, como bien dice Santo Tomás de Aquino, están inscritos en el corazón del hombre. Está grabados en nuestra conciencia que nos dice (discernimiento) que es bueno y que es malo. Es decir que conduce al hombre a la verdad y por consiguiente a la bondad y que no. Las conductas prohibidas no solo son malas en sí mismas sino en cuanto contradice al ser de la persona que los ata y lo hace menos libre para desrrollar esa bondad. De ello la responsabilidad del hombre de descubrir la verdad de sí mismo, obedeciendo a esa LEY NATURAL, que está grabadas en nosotros mismos.
    Esta verdad requiere una conciencia limpia, en el sentido de que no admite verdades a medias, solapadas, encubiertas con falsos espejimos. En la medida que el hombre varía sus reflexiones alejándose del juicio de la razón , se hace menos racional , menos hombre . Por ello todo grupo, clan o sociedad organizada al margen de esta premisa, está abocada a su destrucción. Pues se construiría sobre una edificio poco sólido,artificial, inicuo,ante la ausencia de bondad. Los hombres no sólo se encontraria disociados de la razón humana, si no de los otros. La contradición a la razón es contradición no sólo así mismo sino también con los otros. Por ello la necesidad de todas las sociedades de regirse por estos valores universales, necesarios para la felicidad de la pesona y la organizacióndel grupo,inscritos en el hombre, y del que se proyecta desde dentro hasta fuera en innumerables formas de organización, de las que quienes tienen la cualidad de organizarlas no sólo deben de reconocerlos sino enseñarlos.
    El caso contrario sería crear un relativismo, ausencia de valores universales, y sinónimo de caos, de desarraigo de contradición y a largo plazo de intolerancias y divisiones por la ausencia de verdad y bondad.Todo esto es, ya digo a largo plazo efectos que la historia nos ha enseñado. Si la asignatura de la EPC, se basa en el relativismo, si contradice bajo espejismo de verdad, la razón humana, es decir niega lo natural del ser del hombre, no puede ser bueno. Pues la Verdad y la Bondad caminan juntos. Si estas dos premisas no se encuentran la belleza quedará como esperpento y la libertad sesgada.

    Ojalá esta reflexión de un simple currante, ayude a frenar tal mentira, tal fealdad,tanta división e intolerancia,tanta maldad.Queramos construir para nuestros jóvenes una sociedad donde se puedan realizar en la verdad, la bondad y la belleza.

  64. NEO Says:

    He encontrado una noticia muy interesante, creo que aclara mucho a los que tienen duda sobre la legalidad de la objeción de conciencia.

    http://www.eldia.es:80/2007-11-04/criterios/criterios37.htm

    Saludos.

  65. rom122 Says:

    En la página htttp://www.unav.es (ver en el apartado Escuelas, Instituto de Ciencias para la Familia) hay material muy interesante sobre la EpC.

  66. rom122 Says:

    Quiero felicitar desde aquí al Foro de Laicos Asidonia y a todos los que han trabajado para conseguir una sentencia como la del TSJA.
    ¡Ánimo!

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.